Le llamé corbata

En el banco de un parque se encuentran dos perfectos desconocidos: el joven Hiro, un hikikomori, veinteañero japonés que ha vivido recluido en su habitación los últimos años, y un hombre mucho mayor, un salaryman, un oficinista como tantos otros. ¿Qué hacen allí, fuera de sus habituales refugios? Día tras día van contándose sus vidas el uno al otro. Ambos son marginados que no soportan la presión de la sociedad, y al experimentar de nuevo el afecto y que tras la tristeza puede esconderse la risa, retoman fuerzas para la despedida definitiva y emprender un nuevo comienzo.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2015
128
978-84-16396-08
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de polvorista

Ocurre a veces que comienzas a ojear un libro y casi sin advertirlo estás inmerso y contemplando un mundo cotidiano que te ha sacado del tuyo. Esto me ha pasado con “le llamé corbata”, para mí una joya literaria que te encuentras sin ser consciente.
Además de la belleza con que Milena Michiko escribe, llena de cierta poesía y sobriedad, transmite los sentimientos, vacíos, soledades, heroísmos y miedos con una contundencia tal que al acabar una frase, tienes que pararte a saborearla: “Al igual que antes, la cuestión era estar solo. No quería encontrarme con nadie. Encontrarse con alguien significa implicarse. Quedar anudado a un hilo invisible. De ser humano a ser humano. Nada más que hilos. En todas direcciones. Encontrarse con alguien hace que te conviertas en parte de su tejido; precisamente esto era lo que trataba de evitar. (cap 8)”
Al hilo de una conversación de gestos y miradas hasta que días más tarde empiezan a manar las palabras, en esta breve novela se va desgranando la vida interior de dos personas singulares, UnHikikomori: En Japón persona que se niega a salir de casa de sus padres, se encierran en su habitación y reducen al mínimo el contacto  con su familia. Y un Salaryman: En Japón, empleado varón de una empresa que se encuentran a diario en un parque.
La alternancia de historias es sencillas, las historias dulces, desgarradoras y actuales.