Liberar la libertad

«La relación entre fe y política es uno de esos grandes temas que está desde siempre en el centro de la atención de Joseph Ratzinger-Benedicto XVI, y que atraviesa todo su camino intelectual y humano. La experiencia directa del totalitarismo nazi lo condujo, ya siendo un joven estudioso, a reflexionar sobre los límites de la obediencia al Estado a favor de la libertad de la obediencia a Dios: "El Estado —escribe en este sentido en uno de los textos propuestos— no constituye la totalidad de la existencia humana ni abarca toda la esperanza humana. El hombre y su esperanza van más allá de la realidad del Estado y más allá de la esfera de la acción política. Y esto es válido no solo para un Estado al que se puede calificar de Babilonia, sino para cualquier tipo de Estado. El Estado no es la totalidad. Esto le quita un peso al hombre político y le abre el camino de una política racional. El Estado romano era falso y anticristiano precisamente porque quería ser el totum de las posibilidades y de las esperanzas humanas. Pretendía así lo que no podía realizar, con lo que defraudaba y empobrecía al hombre. Su mentira totalitaria le hacía demoníaco y tiránico"»  (Papa Francisco).

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2018
224
978-84-220-2018
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 
Tema(s): 

Comentarios

Imagen de elcano

No es un libro difícil, tampoco de divulgación. Quién le conoce va a disfrutar.

Imagen de enc

Es una verdad importante que la política no lo es todo, y que hay que evitar obsesiones en ese sentido o esperar un pensamiento único por parte de los cristianos en esa materia. Que Dios, Señor de la historia, puede cambiarla en un momento si es su voluntad; y que Nuestro Señor Jesucristo prometió persecuciones a sus seguidores, por lo que no deberían sorprendernos las pequeñas molestias que éstas puedan suponer en comparación de la grandeza de la gloria que nos ha sido prometida.