Literatura Francesa del Siglo XX

Claves para adquirir capacidad de análisis literario mediante cinco grandes escritores -Sartre, Camus, Saint-Exupéry, Anouilh y Beckett- que, con orientaciones bien distintas, buscan ahondar en el ser del hombre.
¿Cómo lograr que la lectura de un gran libro se convierta en una sugerente y fecunda lección de ética? El autor proporciona claves para adquirir esa capacidad de análisis literario, al hilo de cinco grandes escritores con distinta orientación, pero con un mismo empeño: profundizar en la enigmática esencia del hombre. Las obras escogidas para lograr ese objetivo son La náusea, Tierra de los hombres, El extranjero, Calígula, El principito, La salvaje, Eurídice y Esperando a Godot

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2016
432
978843214577
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Comentarios

Imagen de amd

Estudio exhaustivo y profundo de algunas obras de la Literatura Francesa del siglo XX, de las que, en primer lugar, se destaca y explicita el tema frente al argumento, y se realiza una contextualización de la obra respecto a la vida de su autor y de la época a la que pertenece. A continuación, López Quintás aplica sobre ellas el análisis de los ámbitos de relación y el estudio de los personajes, para terminar con una valoración final de la obra.
Así pues, de manera certera y precisa, el maestro López Quintás aplica su célebre metodología lúdico-ambital sobre la literatura al entender que la obra literaria no es un mero objeto, sino un ámbito de realidad. Para ello, hay que trascender el plano primario o literal, y pasar de lo inferior a lo superior, de los meros hechos a los acontecimientos. Todas las cosas tienen un significado, pero pueden adquirir diferentes sentidos: “El deber del escritor es plantear al lector las verdaderas preguntas existenciales” (p.31).
Todo encuentro (en este caso, entre lector y obra) es una experiencia “reversible” en ambas direcciones: "yo configuro la obra y la obra me configura a mí". Toda lectura auténtica  constituye una re-creación; al igual que en otras manifestaciones artísticas (como la música, la pintura, la escultura), una interpretación creadora es una participación efectiva en la inspiración misma del compositor, del poeta, del pintor, del escultor.
El ideal de todo escritor eminente es penetrar en los estratos nucleares de la vida humana y clarificar su sentido genuino. No basta  con cubrir las necesidades materiales, hay que abrir el espíritu a los grandes valores (la solidaridad, la amistad, la unión personal profunda).
Aunque todos los estudios presentados son altamente valiosos y significativos, cabe destacar el análisis de “Tierra de los hombres” y “El principito” (ambas de A. de Saint-Exupéry), en las que incluye abundantes citas del novelista que ponen de manifiesto las ideas que el crítico va desvelando en sus análisis: “Al trabajar solamente por los bienes materiales, construimos nuestra propia prisión. Solitarios, nos encerramos con nuestro rescoldo de cenizas”.