Los crímenes del esteta y otros relatos

Segundo libro de relatos del autor, que se puede adquirir a través de Amazon, iTunes y otros enlaces. Forman el libro veintiuna narraciones de temas variados: historias vividas por el autor, otras contadas por otros; unas de ambiente urbano, otras con la naturaleza como protagonista, pero siempre con una preocupación de fondo por el hombre, por la defensa de la dignidad de las personas, con frecuentes referencias a las grandes cuestiones de siempre: el amor, el dolor, el paso del tiempo, la vida y la muerte, la lucha entre el bien y el mal... No faltan los toques de humor como en "Adulterio en Chamberí". El estilo, preciso, muy cuidado: en algunos relatos predomina el lirismo; en aquellos que tienen un tono de denuncia, la prosa es más directa.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2012
112
84-15599-04-3

Este libro está disponible para que lo descargues en tu iPhone, iPad o iPod touch con iBooks, y en tu ordenador con iTunes. Los libros deben leerse en un dispositivo iOS.

Requisitos:Este libro requiere iBooks 1.3.1 o posterior y iOS 4.3.3 o posterior. Los libros sólo pueden visualizarse con iBooks en un iPad, iPhone (3G o posterior) o iPod touch (segunda generación o posterior).

2016
186
978-84-15599-04
Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de José Ignacio Peláez Albendea

La colección de relatos de Luis Ramoneda Molins es uno de esos selectos libros que da pena que se acabe y apetece leer y releer...

El autor, reconocido crítico literario de Aceprensa, poeta, novelista, ensayista y traductor ha logrado en este su décimo libro, reunir veinticuatro relatos de alta calidad literaria.

El tono es la sencillez expresiva: se leen muy bien; la riqueza de vocabulario, con sustantivos y adjetivos que se encuentran sólo en los grandes maestros; la belleza en la descripción de ambientes, sobre todo rurales y de montaña: se nota que el autor ama la naturaleza y la conoce por experiencia directa.

En este contexto, la luz, el agua, la nieve, los bosques y los colores del mundo aparecen con toda su hermosa variedad.  Los sonidos y la música constituyen otro de los grandes ambientes en los que se desarrollan las historias.

Y más allá de la perfección formal, Ramoneda Molins conoce el alma humana, sus alegrías y dolores, y sabe contarlas. Están muy presentes los gozos y las penas de la vida familiar, la guerra (hay varios relatos ambientadas en la Guerra Civil española); y la muerte, a la que el autor presta una especial atención, como también lo ha hecho en otros libros anteriores: se diría que vive con una especie de connaturalidad esa realidad que a todos nos afecta...

Pero no es un libro sombrío, estas narraciones son un canto a la vida, a la amistad, al amor, manifestado con frecuencia en un asombro ante la belleza de la vida cotidiana...

Destacan las aperturas magistrales de algunos relatos y los cierres de las historias: no encuentra Ramoneda atajos o soluciones fáciles, ni lo pretende: hay relatos de final abierto o triste o duro,  como la vida misma, pero de fondo hay una atención compasiva del ser humano, que es tratado con respeto y afecto, y en muchas narraciones se vislumbra explícita o implícitamente una mirada esperanzada, cristiana, porque Dios cuida siempre de su criatura, aunque esta no le conozca o incluso le rechace. 

Imagen de Ran

Conjunto de relatos muy variados, en los que destaca el oficio del autor, el dominio del arte de la escritura, y su fina sensibilidad, que con una narrativa pulcra y, si se me permite, sobria -nada falta, nada sobra-, y con un léxico cuidado, aborda un abanico que temas que van desde breves pinceladas de la vida diaria cargadas de valor y sentido; un recrearse en la magia de lo cotidiano, de lo menudo donde resalta el sentido de la vida sencilla de todos y cada uno; hasta relatos de mayor calado en los que refleja, y queda realzada, la dignidad y humanidad de los protagonistas, su fuste moral, una actitud vital que bien sirve de paradigma para la vida.
Me resisto a destacar algún relato: todos tienen un "algo": valor literario, contenido, que corresponde al lector descubrir y valorar, disfrutando de buena literatura.