Los gondoleros silenciosos

Hubo una época en que los gondoleros de Venecia eran los mejores cantantes del mundo y sus voces hechizaban a cuantos las escuchaban. Pero muy pocos recuerdan esos tiempos y menos aún son los que tuvieron la suerte de escuchar aquellas voces divinas. Un día, de repente, los gondoleros dejaron de cantar  y desde entonces nadie ha podido desvelar el secreto que se esconde tras su silencio. Nadie, excepto William Goldman, quien a través de la triste y noble historia de los sueños y las aventuras de Luigi, un gondolero de sonrisa bonachona, descubre la razón de este silencio.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2018
160
978-84-16222-74

Traducción de Mercedes Herrera

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Comentarios

Imagen de amd

Relato de ficción sobre los gondoleros venecianos contado en forma de fábula, en el que se explica por qué estos dejaron de cantar durante sus trayectos en góndola por los canales de Venecia. La tradición afirma que eran grandes cantantes y deleitaban a los turistas con sus voces en los paseos por el Gran Canal; incluso Enrico Caruso (1873-1921), el cantante más famoso del mundo, quedó fascinado por sus cantos. El narrador, que curiosamente se presenta aquí como autor de la obra, asegura que cuando tenía 5 años los oyó cantar una mañana de Navidad.

Así pues, el relato se plantea como una investigación personal del propio autor sobre este fenómeno misterioso e inexplicable: un alarde de juegos literarios en el que destaca la omnisciencia autorial y las alusiones frecuentes a una segunda persona "usted" como lector implícito.  Con el seudónimo de S. Morgenstern (que ya utilizó para publicar su novela “La princesa prometida”), el autor narra en primera persona sus indagaciones sobre la historia de Luigi, un gondolero bonachón de gran destreza en la navegación, que solo tiene un defecto: no sabe utilizar su potente voz para entonar un bello canto. El pobre protagonista dedicará todos sus esfuerzos y su trabajo para intentar superar este obstáculo, porque “los sueños, los grandes sueños, no mueren nunca” (p. 87).  

En definitiva, se trata de una obra fantástica con toques de verosimilitud, entretenida y amena, para conocer algunos datos históricos sobre la vida en el marco incomparable de Venecia. Escrita por el novelista norteamericano William Goldman (Illinois, 1931), se percibe en sus diálogos, ágiles y divertidos, el gran oficio que tiene como guionista, ya que entre otros galardones ha ganado dos Óscar por su participación en las películas “Dos hombres y un destino” y “Todos los hombres del presidente”.