Los guardianes I. El Museo de los Ladrones

Goldie Roth vive en la tiránica ciudad de Alhaja, donde la valentía es un pecado, y la audacia, un crimen. Solo hay una salida para alguien como ella, rebelde y atrevida: huir lejos de allí. En su huida una figura misteriosa la guiará hacia el mágico y oculto Museo de Coz. Lleno de maravillosos secretos, pero también inquietante y oscuro: en sus estancias acecha la sombra de un monstruoso iracán, y solo alguien con el talento de los ladrones podría conducirse a través de sus extrañas y cambiantes salas. 

 

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2015
360
978-84-678-7156

Traducción de Jaime Valero Martínez

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Libros relacionados

Comentarios

Imagen de amd

Novela juvenil, la primera de la serie “Los guardianes”, ambientada en un tiempo remoto en la ciudad de Alhaja, un lugar imaginario que se asienta sobre un antiguo puerto ‘nauseabundo’ llamado Coz. En esta ciudad, desde hace doscientos años, los niños están sobreprotegidos y van atados con las cadenas de custodia a sus padres o a los tutores sagrados para evitar cualquier peligro, accidentes, caídas, pérdidas o secuestros por parte de los comerciantes de esclavos. Todo está perfecto bajo el poder de la Protectora Suprema, pero ¿y si esta se equivocara alguna vez en sus decisiones?

La protagonista de la novela es Golden Roth (Goldie), una niña de doce años que ansía el día de la separación para obtener así su libertad. Pero los hechos se precipitan y debe refugiarse en el Museo de los Ladrones, un antiguo edificio de más de 500 años, que se construyó para ocultar el Lugar de los Recuerdos de Coz. Allí conocerá a una pareja de ancianos, al joven Sinew, a Flemo y al perro Broo, los curiosos guardianes de este enigmático edificio. En definitiva, se presenta un magnífico escenario para desarrollar la aventura, donde los males (la peste, la guerra, el hambre…) fueron encerrados antaño y allí deben permanecer encerrados: “Protegemos el museo y así protegemos también a la ciudad”.

Con un estilo cuidado, aunque sencillo y claro para los jóvenes lectores, la obra plantea nuevamente el enfrentamiento entre las fuerzas del bien y del mal, que se desencadenan con la aparición de un tirano que impone su voluntad sin principios morales. Todos los elementos horribles que permanecían confinados, podrían escapar por la “puerta furtiva”, mientras que la propia tierra se conmueve y lucha por salvarse de este desastre: una lección muy interesante, llena de valores, expuestos de forma sencilla y natural, para tener en cuenta en el mundo actual y aplicable a cualquier momento histórico.