Misterio y maneras

«La narrativa resulta de dos cualidades. Una es el sentido del misterio; la otra, el sentido de las maneras». Flannery O`Connor muestra en estas páginas, frescas y brillantes, el significado profundo de la literatura, la intersección entre lo cotidiano -maneras- y el sentido último de la realidad -el misterio-. La genial autora norteamericana dejó al final de su corta vida varios ensayos sin publicar y una serie de artículos diseminados en varias revistas. Estos textos, seleccionados y editados por sus amigos de toda la vida Sally y Robert Fitzgerald bajo el título Misterio y maneras, se caracterizan por el estilo directo y simple de su autora, su inusual ingenio y perspicacia, y su profunda fe. Sin duda alguna, es un libro especial que el paso de los años -la primera edición es de 1969-, lejos de hacerlo extraño, confirma su actualidad.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2007
234
Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de Ran

En este volumen se recogen una serie de artículos y conferencias de la autora, como tema central está la defensa que ella realiza de su libertad absoluta a la hora de escribir como escritora católica: su fe, argumenta, no sólo no le coarta la libertad sino que le abre nuevos horizontes.
Como escritora católica no se dedica a transmitir una serie de ideas acordes con su religión, sino que defiende su modo de proceder, es decir articular una historia que tenga entidad real, con personajes bien caracterizados y enraizados en una sociedad real. Es más afirma repetidamente que si no hay historia y sociedad donde se desenvuelven los personajes, la narrativa se va al traste, porque tanto el cuento como la novela no son el vehículo ideal para presentar una serie de ideas estereotipadas.
También, en un par de artículos, nos da la clave para entender su obra: escribir novelas y cuentos no es hacer a base de estadística, o presentar un estudio sociológico; por ello ella pretende abrirse al misterio, y mostrar que la gracia presupone lo natural, está sustentada en lo real, y además lo supera con lo que se abre al misterio.
Es un libro interesante para comprender a esta autora y tener una referencia sobre el modo de escribir cuentos y novelas.

Imagen de wonderland

Misterio y Maneras recoge una serie de textos de Flannery O’Connor. Incluye conferencias formales y otras intervenciones, que habían sido preparadas para coloquios y que fueron organizadas luego por los editores a partir de borradores. El subtítulo lo aclara un poco: «Prosa ocasional, escogida y editada por Sally y Robert Fitzgerald». Tres de ellos —Naturaleza y fin de la narrativa, La Iglesia y el escritor, Introducción a la biografía de Mary Ann— se habían publicado ya, junto con varios relatos, en El negro artificial y otros escritos (cosa que no entiendo muy bien teniendo en cuenta que los dos libros han sido publicados por la misma editorial).
Es un libro indispensable para, en primer lugar, quien esté interesado en la escritora y desee conocer explicaciones suyas acerca de sus cuentos. Será útil para quien quiera reflexionar en qué consisten la literatura y el trabajo literario cuando uno se los toma en serio. Dará muchas ideas a cualquier profesor de literatura: son excelentes los textos titulados La enseñanza de la literatura y La literatura en el instituto.
Y, además de otras cosas, puede aclarar a ciertos lectores cuál es la razón de la violencia en sus relatos (o en la de autores como Cormac McCarthy): «Sospecho que las razones para usar tanta violencia en la literatura contemporánea varían según cada escritor, pero he descubierto que, en mis cuentos, la violencia tiene la extraña capacidad de devolver a mis personajes a la realidad, y de prepararlos para aceptar su momento de gracia. Tienen la cabeza tan dura que esto es casi lo único que funciona». Pero no sólo con los personajes, también con los lectores: «He descubierto que quien lee lo que escribo es un público que da poco crédito a la gracia o al demonio. Descubres a tu público a la vez y de igual forma que a tu tema».