Nada

La familia de la protagonista, en la Barcelona de la inmediata posguerra, está compuesta por unos seres extraños, con ramalazos de locura, que se revuelven en una atmósfera de amor-odio, como en una pesadilla de la que la joven sólo se librará con su marcha a Madrid. La autora se manifiesta como una excelente narradora, dotada de una gran intuición para convertir en relato de interés palpitante los hechos más vulgares e incluso desagradables. Interesante entre otras cosas para entender un poco el ambiente de posguerra, el contraste entre las familias adineradas y las familias de ambientes pobres, el ambiente en la universidad.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2001
336
9788484321552
2011
304
788423342792
Valoración CDL
4
Valoración Socios
3.636364
Average: 3.6 (11 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

11 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de enc

Nos encontramos ante una novela perfecta. Perfecta en su redacción y desarrollo, en el manejo de los diálogos y la narración, en el dibujo de los personajes. No es una novela de acción sino psicológica, centrada en determinados ambientes y en los caracteres de sus protagonistas.

Corre el año 1939 y Andrea llega a casa de su abuela, en Barcelona. Va a alojarse allí mientras cursa los estudios universitarios, pero se encuentra con una casa de locos, literalmente. Allí no hay más que gritos y hambre. Carmen Laforet nos trasmite el ambiente sórdido, la soledad y desesperanza de Andrea, el dolor de todos. Se trata de una novela lograda, pero no creo que tenga más valores que los puramente literarios.

El éxito de "Nada" perjudicó a su autora. Ninguna obra posterior iba a alcanzar la perfección de esta obra juvenil. Por otra parte su vida personal también estaba descabalada. Casada muy joven con un hombre que le aventajaba en edad más de diez años tuvieron cinco hijos, pero terminaron separándose. Aspiraba a una libertad difícil para una mujer en aquellos años, aún así hizo lo que quiso y viajó como pocos lo hacían entonces. Durante un tiempo se entregó a las creencias religiosas que terminaron por no satisfacerla. Tampoco soportaba los ambientes literarios. Finalmente le alcanzó la enfermedad de Alzeimer y murió sola, como los personajes de sus novelas.

"Nada" se lee bien, aunque por su tremendismo es preferible que te pille en un buen momento.

Imagen de angela

Esta primera edición anotada de Nada recupera la auténtica voz de Carmen Laforet, desvirtuada por la sucesiva intervención de manos ajenas a las de la autora. El profesor Domingo Ródenas no sólo ha anotado cuidadosamente el texto, aclarando su contexto histórico y literario, sino que ha llevado a cabo una admirable tarea de restitución filológica a partir del estudio de las principales ediciones de la obra.