Nos vemos allá arriba

Galardonada con el Premio Goncourt, esta novela es un emocionante canto a la capacidad de superación del ser humano y, a la vez, un fresco y atrevido retrato de una sociedad descompuesta por uno de los más crueles inventos del hombre: la guerra. En noviembre de 1918, tan sólo unos días antes del armisticio, el teniente d’Aulnay-Pradelle ordena una absurda ofensiva que culminará con los soldados Albert Maillard y Édouard Péricourt gravemente heridos, en un confuso y dramático incidente que ligará sus destinos inexorablemente. Édouard, de familia adinerada y con un talento excepcional para el dibujo, ha sufrido una horrible mutilación y se niega a reencontrarse con su padre y su hermana. Albert, de origen humilde y carácter pusilánime, concilia el sueño abrazado a una cabeza de caballo de cartón y está dispuesto a lo indecible con tal de compensar a Édouard, a quien debe la vida. Y Pradelle, aristócrata venido a menos, cínico y mujeriego, está obsesionado con recuperar su estatus social. De regreso en París, los tres excombatientes se rebelarán contra una realidad que los condena a la miseria y al olvido. Así, Édouard pergeña una ingeniosísima estafa con el fin de vengarse de su progenitor, que siempre lo repudió por su sensibilidad y sus habilidades artísticas. De paso quiere ayudar al fiel Albert, cuyo prurito es huir a las antípodas para olvidar a Cécile, su amor perdido. Aunque tal vez el más ambicioso sea Pradelle, que sacudirá la conciencia de Francia entera mediante una monumental operación delictiva concebida para amasar una rápida fortuna. Los escollos son considerables, pero la voluntad de los tres parece infinita. En una brillante fusión de literatura popular y alta literatura, Pierre Lemaitre ha creado una trepidante historia que progresa al ritmo de una trama detectivesca. Integrando con maestría elementos de géneros tan diversos como el relato de aventuras, el drama psicológico, la crónica social y política y el alegato antibélico, la narración es un derroche de humor, rabia y compasión que sin duda cautivará a todo tipo de lectores.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2014
443
9788498385915
Valoración CDL
2
Valoración Socios
2
Average: 2 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

Comentarios

Imagen de Pipa

~~El libro se divide en etapas temporales: Noviembre de 1918; Noviembre de 1919; Marzo de 1920; un Epílogo; Y un “Y para acabar”, en el que el autor hace los agradecimientos y exime de responsabilidades a sus colaboradores, acerca de esta novela de la que el autor afirma “se basa en hechos reales” (P. 435) y aparecen también las conclusiones.
La novela se mueve entre novela popular y alta literatura. El autor ha creado un argumento trepidante que avanza a buen ritmo con una trama casi detectivesca. Muchos premios y buena acogida por parte de algunos críticos.
Tres personas que no se conocen de nada, ven unidos sus destinos unos días antes del armisticio que pondría fin a la tremenda I Guerra Mundial. Nadie tenía ya gana de luchar. Se aspiraba la paz que estaba a punto de llegar. El odio, la soberbia, la ambición hizo que Pradelle moviera ficha sin importarle las consecuencias. Y hubo testigos.
La novela deja un regusto de falta de ejemplaridad, de odio: a todos los miembros de las Fuerzas Armadas (no hay uno que se salve); pero también hay demagogia:  (el odio, la venganza parecen ser los únicos móviles de sus acciones, a los oficiales los machacan en su profesión (37 “el auténtico peligro para el soldado no es el enemigo sino los mandos”); a la gente en general;  a pesar de que en medio de las situaciones extremas en lo menudo hay momentos heroicos. En esos momentos, la persona saca lo mejor y lo peor de sí mismo. Es tremenda la injusticia, la pobreza, la falta de atención a los que regresan de la Guerra, y la manipulación de la gente, con tal de lograr lo que uno se propone…
Una cosa que llama la atención en toda esta trama es la absoluta carencia de trascendencia en medio de tanta basura y comportamientos amorales, deshonestos, etc… Y si acaso, hay alguna pincelada clerical , como cuando “le hacen sitio en el banco” al cura porque es cura (93)
La edición es buena, y podría leerse con facilidad, si no fuera por las abundantes notas groseras (desde las primeras páginas) y sensuales constantes (18, 19, 24, 30…), que –a mi juicio, degrada el propio argumento-. Hay incluso escenas de tipo blasfemo-erótico que no vienen a cuento (47). Incluye algunas descripciones explícitas, innecesarias para la trama.
El único contrapunto es el capítulo final, donde al menos se hace justicia en parte con toda esta trama de acciones vergonzosas. Pero solo en parte.
 

Imagen de Azafrán

Me ha parecido una novela muy bien construida. No la recomiendo porque el ambiente en el que se desenvuelve la acción es el de una sociedad donde la permisividad sexual es lo habitual: el adulterio, la fornicación, etc.

 

Mientras leía esta novela la memoria asociaba el relato al análisis que hace Vladimir Propp de los 31 puntos recurrentes en todos los cuentos populares. Para no hacer demasiado largo este comentario a la novela de Pierre Lemaitre, Nos vemos allá arriba, agruparemos las 31 funciones, como hace Propp, en 7 esferas:

  • 1) El agresor: el teniente D’Aulnay-Pradelle, capitán al termino de la Primera Guerra Mundial. Un descendiente de familia nobiliaria, pecado insuperable en el contexto de la quinta república francesa, la actual.

El teniente no ha conseguido una victoria que le rehabilite de su situación ruinosa y le facilite el ascenso social. Por eso lanza a su batallón contra los alemanes en una loca batalla por conquistar “la cota 113”, la víspera del armisticio. Para provocar a sus soldados asesina a dos de ellos acusando a los alemanes del crimen. Pero el soldado Albert Maillard casualmente descubre el doble crimen y el teniente no duda en empujarle y  Albert cae en un agujero producido por un obús. Lla intención del teniente era la de asesinarlo con una granada de mano. Un obús que cae cercano levanta la tierra y Albert queda enterrado. El teniente lo abandona creyéndole muerto.

  • 2) El donante. Da el objeto mágico al héroe:

Próximo al lugar, otro soldado, Édouard Péricourt, herido en una pierna yace en medio del dolor. A pesar de su difícil situación, se arrastra hasta el montón de tierra y desentierra a Albert y le salva la vida. Pero a continuación cae otro obús y la metralla destroza la cara de Édouard dejándole irreconocible y muy mal herido. Desde ese momento Albert cuidará de Édouard.

Édouard no sólo le devolverá la vida a Albert. Édouard es un artista y recreará para Albert una cabeza de caballo, una especie de talismán, que le hará sentirse protegido en las situaciones difíciles en lo sucesivo. También será él quien idee una estafa a nivel nacional,  mediante la venta a los ayuntamientos de monumentos al soldado caído consiguiendo la fortuna económica de su amigo.

  • 3) El auxiliar. El que ayuda al héroe. A lo largo de la novela los dos soldados se ayudan mutuamente. Primero Albert le cuida en el hospital de campaña y hace todo lo posible por que se le administre la morfina suficiente que le permita sobrellevar las terribles heridas. El teniente se da cuenta de que el soldado Albert ha sobrevivido y le denuncia acusándole de deserción en la batalla con la finalidad de que le condenen a muerte. Como no consigue su propósito, el teniente retrasa la salida de Édouard hacia París, donde podría ser atendido en mejores condiciones. Albert consigue falsificar documentos y darle una nueva identidad a su amigo Édouard quien no desea volver a su casa ni ver a su padre otra vez. En París Albert cuida de Édouard y trabaja para él.

Otro personaje secundario pero hermoso es Louise, la niña que ayuda a Édouard en la fabricación de las máscaras con las que cubría su rostro deformado.

  • 4) La Princesa y el Padre. La princesa sería la hermana de Édouard y su padre, Marcel  Péricourt, banquero y de grandes influencias en el gobierno. Ambos quedan muy agradecidos a Albert por una carta en la que les comunicaba la muerte de su hijo y con la que les hizo entrega de un cuaderno de dibujos magistrales realizados por Édouard, durante la Primera Guerra Mundial. El señor Péricourt coloca en su banco a Albert Maillard, como contable.

Marcel detestaba las excentricidades de su hijo Édouard y sus inclinaciones homosexuales. El comportamiento de su hijo le provocaba rechazo y repulsa. Tras recibir la visita de Albert se da cuenta de que Édouard era especial, un espíritu libre, un artista y lamenta profundamente haberle perdido.

Como le cree muerto, se decide a financiar un monumento al soldado desconocido tan sólo para poder escribir su nombre en él.

En cuanto a Madaleine Péricourt, la hermana de Édouard, acepta la petición de matrimonio del ya capitán D’Aulnay-Pradelle, ascendido tras la conquista de “la cota 113”, en la que murieron muchos jóvenes dos días antes de acabar la guerra. Una batalla cuya única justificación era el deseo irrefrenable de ascenso del entonces teniente

  • 5) El Ordenante. El personaje que recompone el relato, que corrige lo que va mal es sin duda el insignificante funcionario, de aspecto deplorable pero cuya honradez y testarudez saca a la luz la corrupción entre los “ventajistas” que se aprovechan del deseo de honrar a los soldados fallecidos durante la contienda. Destapará pues el negocio ilícito con el que el capitán se ha enriquecido, el fraude de los enterramientos de los soldados fallecidos en la primera guerra mundial: ataúdes de calidad y medida inferior a la contratada, robo y venta de los objetos personales de los soldados, identificación errónea de los restos…
  • 6) El Héroe. En este relato, mejor el antihéroe es Albert Millard. Un joven contable cuya timidez le augura un futuro deplorable. Incapaz de defenderse ante la falsa acusación de deserción, incapaz de declararse a las mujeres, incapaz de conseguir un trabajo decente. Pese a sus incapacidades está su sentimiento de lealtad y su espíritu de sacrificio para ayudar al soldado que perdió la cara tras salvarle la vida. En un plano paralelo, su amigo Édouard Péricourt, un estrafalario homosexual, un artista, enfrentado a su padre todopoderoso, Marcel Péricout, vence el sentimiento de odio que su conducta provocadora suscitaba en su padre. Y al final de la novela, su padre consigue asimilar la condición excéntrica de su hijo y siente afecto y añoranza por el hijo que cree muerto.
  • 7) El antagonista. Cada personaje tiene un antagonista, un personaje paralelo que consigue lo que el mismo no logra. Quizás el par de personajes más antagonistas son el soldado Albert que apenas balbucea y el capitán d’Aulnay-Pradelle, grandilocuente y ambicioso, ventajista y arribista que se casa con Madalaine Péricourt por su fortuna y por las influencias sociales de su suegro.

Frente a la poco agraciada Madalaine que se casa porque ya tiene una cierta edad y quiere tener un hijo, encontramos a la joven Pauline, la sirvienta bella y afortunada en el amor que encuentra en Albert la solución a su vida.

Antagonista de Édouard sería su padre, Marcel Péricourt, representante del poder, del reconocimiento social, de la riqueza y del trabajo, de la sensatez. Édouarda, homosexual, provocador, alegre, drogadicto, artista…

Se trata de una novela que presenta todas las características de la tradición picaresca. La ironía es un recurso frecuente. El héroe es un antihéroe en el sentido de que despierta la piedad del lector.

Durante el relato el autor se dirige al lector para acercarle al hecho narrativo oral, como si lo estuviese contando directamente. En la expresión del tiempo, el autor refiere al lector lo que va a ocurrir anticipando el relato (prolepsis).

 

Respecto a las funciones que Vladimir Propp señala como significativas:

 

  • 01) Alejamiento. Uno de los miembros de la familia se aleja. Albert se aleja de su casa, de la opinión que su madre tiene de él. Édouard se aleja de su padre autoritario y tradicional
  • 02) Prohibición. Recae una prohibición sobre el héroe. Albert no puede decir a la familia Péricourt que su hijo sigue vivo. Tampoco puede decir a su amigo Édouard que trabaja para Marcel en el banco, como agradecimiento por haberles dado información falsa sobre el lugar de enterramiento. Tampoco puede ser desleal en el banco, trabajo al que ha accedido por iniciativa de Marcel. Y sin embargo tiene que falsificar operaciones.
  • 03) Transgresión. La prohibición es transgredida. Guardará el secreto ante los Péricourt, pero cederá ante Édouard pero le ayudará a preparar y realizar la estafa.
  • 04) Conocimiento. El antagonista entra en contacto con el héroe. En esta novela, el soldado Albert y el capitán D’Aulnay-Pradelle viven una vida muy próxima aunque ellos lo desconocen. El capitán se ha casado con Madaleine Péricourt mientras que Albert vive con Édouard Péricourt. Albert visita repetidamente la casa de los Péricourt, es invitado a cenar, se enamora de Pauline, la criada, pero nunca se encuentran.
  • 05) Información. El antagonista recibe información sobre la víctima. Péricourt recibe información sobre el soldado Albert y le acusa de desertor procurando su muerte. No lo consigue pero le importuna en todo lo que está a su alcance.
  • 06) Engaño. El antagonista engaña al héroe para apoderarse de él o de sus bienes. El Teniente D’Aulnay-Pradelle con malas artes lanza al combate a la tropa para alcanzar su ascenso. Albert escribe a los Péricourt para consolarles por la muerte de Édouard y cuando la hermana viene a recoger su cadáver, el teniente la corteja y se casa con ella.
  • 07) Complicidad. La víctima es engañada y ayuda así a su agresor a su pesar. Albert ayuda en la exhumación de un cadáver desconocido y facilita así que Madaleine se case con el teniente quien a sus ojos es merecedor de una pronta solución a su angustia.
  • 08) Fechoría. El antagonista causa algún perjuicio a uno de los miembros de la familia. Retrasa el traslado de Édouard quien ha perdido gran parte de la cara y sufre una grave infección. Édouard podría haber testificado sobre la inocencia de Albert acusado de desertor.
  • 09) Mediación. La fechoría es hecha pública, se le formula al héroe una petición u orden, se le permite o se le obliga a marchar. Albert consigue sacar del campamento a su amigo y su traslado a un hospital en París mediante la falsificación de una cartilla militar.
  • 10) Aceptación. El héroe decide partir.
  • 11) Partida. El héroe se marcha.
  • 12) Prueba. El donante somete al héroe a una prueba que le prepara para la recepción de una ayuda mágica. Albert tiene que conseguir morfina para que su amigo no sufra y tiene que enfrentarse a un camello de condición física muy superior a la suya. Sufre una paliza de la que se salva por casualidad.
  • 13) Reacción del héroe. El héroe supera la prueba. Apoyado en su condición de contable en el banco de los Péricourt, abre una cuenta y saca el dinero de la estafa de los monumentos al soldado caído. Reúne más de un millón de francos.
  • 14) Regalo. El héroe recibe un objeto mágico: una cabeza de caballo hecha en papel maché.
  • 15) Viaje. El héroe es conducido a otro reino, donde se halla el objeto de su búsqueda. Albert parte junto con Pauline hacia el Líbano.
  • 16) Lucha. El héroe y su antagonista se enfrentan en combate directo. El antagonista de Albert y el capitán no se vuelven a enfrentar desde el campamento militar. Pero el destino hará que donde fracasa uno otro consiga el enriquecimiento.
  • 17) Marca. El héroe queda marcado. Albert tendrá que recurrir a un pasaporte falso.
  • 18) Victoria. El héroe consigue su enriquecimiento y el funcionario que inspecciona los cementerios derrota al antagonista.
  • 19) Enmienda. La fechoría inicial es reparada.
  • 20) Regreso. El héroe no vuelve a casa porque siente que su madre no le aprecia.
  • 21) Persecución. El héroe es perseguido. Se siente perseguido mientras realizan la estafa.
  • 22) Socorro. El héroe es auxiliado. Son golpes de suerte.
  • 23) Regreso de incógnito. El héroe regresa, a su casa o a otro reino, sin ser reconocido.
  • 24) Fingimiento. Un falso héroe reivindica los logros que no le corresponden. El antagonista, el capitán D’Aulnay-Pradelle se cubre de gloria a pesar de la muerte de muchos de sus soldados.
  • 25) Tarea difícil. Se propone al héroe una difícil misión. la estafa
  • 26) Cumplimiento. El héroe lleva a cabo la difícil misión.
  • 27) Reconocimiento. El héroe es reconocido; Pauline se decide a compartir su vida con él.
  • 28) Desenmascaramiento. El falso queda en evidencia.
  • 29) Transfiguración. El héroe recibe una nueva apariencia.
  • 30) Castigo. El antagonista es castigado.
  • 31) Boda. El héroe se casa y consigue la riqueza.