Oliver Twist

En Oliver Twist encontrarán una sociedad lejana y casi fantástica por lo duro y amargo del asunto tratado, a saber: huérfano y solo en el mundo, Oliver Twist se mantiene firme en su propósito de ser honrado pese a los malvados personajes que tratan de impedírselo.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2011
536
84-667-9521-0
2016
624
978-84-9105-205
Valoración CDL
4
Valoración Socios
3.625
Average: 3.6 (8 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

8 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de ross

En una ciudad, igual a tantas (dar su nombre no serviría de nada), en un edificio que pese a su condición de hospicio o asilo de mendicidad enorgullecía a sus habitantes, cierto día, no importa la fecha, nació el protagonista de nuestra historia.

Imagen de pepo

Primera novela de Dickens –tras el éxito de Los papeles del Club Pickwick-, publicada en 1837-38. Relata la vida de un niño huérfano –algo común en su literatura- y sin nombre, al que ponen Oliver Twist siguiendo el orden de una lista alfabética, según la costumbre del hospicio. Desde el principio se verá a merced de otras personas, que se creen con derecho a disponer de quien no dispone de pasado. Oliver irá de mano en mano por los bajos fondos de Londres, una ciudad muy distinta de la de las guías turísticas. Por este submundo de los desheredados desfilan personajes crueles, siniestros y autoritarios, pero también –muy de vez en cuando- hace acto de presencia la generosidad y el cariño verdadero. Fagin o Bill Sikes son malos malísimos y quienes en realidad conforman el soporte sólido de la novela: la psicología de estos delincuentes está tan bien trazada que desequilibra la atmósfera de la historia hacia el terreno del miedo y el horror. En el otro extremo asistimos al drama de la pobre Nancy, que representa el amor incomprensible y loco hacia su contrario, el hombre duro de corazón y sin escrúpulos. Como siempre en Dickens, sus héroes están a punto de ser engullidos por el mal, hasta que in extremis una mano providente los salva casi siempre, dejando cadáveres en la cuneta. Chesterton observó que el genio de Dickens consiste en hacernos reír a carcajadas con la misma intensidad con la que nos hace llorar: aquí, en Oliver Twist, brillan más bien las lágrimas de folletín de tono siniestro, pero es un folletín de tanta calidad que lo hace inolvidable para cada generación.