Padre mío bueno

La hija mayor de Tomás Moro fue una figura de altísima talla intelectual, una gran esposa y madre. Esta semblanza ofrece al público actual una imagen bien documentada de esta excepcional mujer y de los muchos acontecimientos de su vida. Y lo hace utilizando una ventana privilegiada a su personalidad: su epistolario.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2007
240
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de wonderland

El autor del libro se centra en la figura de la hija mayor de Tomás Moro, Margarita Se sabe poco de ella, que fue exquisitamente educada, que fue una persona de talla intelectual, el fruto más parecido a su padre en virtud y conocimientos. Además de esposa y madre dedicada, escribió, tradujo y mantuvo contactos con Erasmo y Vives. Se reivindica la vida propia de esta mujer aunque es inevitable que en todo el libro no deje de hablarse de su padre. De las veintitrés cartas que componen el epistolario, la segunda parte del libro, cuatro son de ella y el resto son cartas que recibió, casi todas de su padre.

Padre mío bueno es un libro claro, riguroso, sopesado, documentado y exacto; escrito con precisión, elegancia y propiedad. La bibliografía y aparato crítico están acertadamente distribuidos de modo que se facilita la lectura para el no especialista. A la vez, se advierte una íntima sintonía de Olivares con Moro y su entorno. Comprende su visión de la familia y de la santidad en medio del mundo, y esto le permite intercalar jugosos comentarios y acercarnos de manera instructiva la vida y obra del Canciller de Inglaterra, entre la que destaca, de manera eminente, la formación de una hija a su imagen y semejanza.