Piensa la muerte

Aparece por primera vez en castellano esta obra escrita por Santo Tomás Moro en 1522 y que bien podría titularse Arte de Vivir. Se trata de un ejercicio intelectual, en el que Moro se propuso reflexionar emparejando, en breves meditaciones sucesivas, los cuatro novísimos (muerte, juicio, cielo e infierno) y los siete pecados capitales. La obra quedó incompleta -sólo con las reflexiones relacionadas con la muerte- y de ahí el título. El lector notará enseguida la frescura del lenguaje de Moro, lleno de sentido común y buen conocedor, como político experimentado, de los vicios por los que tan fácilmente se dejan arrastrar los hombres, y que a última hora- de nuevo una relación con los novísimos- les hacen infelices. A no ser que, meditando comno él propone, comprendan que la conducta virtuosa vale la pena. El texto va acompañado de una valiosa introducción del traductor y experto moreano Álvaro Silva, de notas explicativas y de textos menores de Moro, siempre cargados de buen humor, como el epitafio, que comienza Qui memor es Mori, y que puede traducirse por Tú, que te acuerdas de Moro, o también Tú, que te acuerdas de que has de morir.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2006
171
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de acabrero

Me ha parecido un libro interesante pero desigual. Hay que reseñar que la introducción del editor, Álvaro Silva, es francamente interesante, entre otras cosas porque expone las ideas de Moro de un modo incluso más claro que este. Los capítulos del propio Santo ofrecen diferentes perspectivas. Cuando el autor habla de la muerte se puede decir que tiene una visión negativa, aterradora, propia de otras épocas, pero ajena a la sensibilidad de nuestro siglo. No parece que sea bueno asustar ante la muerte, ya que lo que la Iglesia nos enseña precisamente es a prepararla como la puerta de la vida eterna. La visión de Moro es tremendista y no ayuda. Los otros artículos sobre los pecados capitales son muy gráficos y explícitos. Muestra unos tipos exagerados para que el lector se percate del peligro. Sin duda pueden ser de ayuda para muchas personas. En su conjunto el libro es ameno y útil para la pretensión del autor.