Por los caminos de Hipócrates

Alberto Escudero Ortuño nació en Orihuela en 1918. Hijo y nieto de médicos siguió la misma carrera y se especializó en Psiquiatría. Dirigió los Hospitales Psiquiátricos de Huesca y Logroño, ciudad de la que guarda inmejorables recuerdos. Junto a las anécdotas propias de su ejercicio profesional, Escudero intercala reflexiones sobre un mundo que ha ido evolucionando desde su infancia huertana y su vida de joven estudiante en Madrid; detalles como la vida en los cafés o los taxistas, compañeros de correrías profesionales por la Rioja. Prostitutas y gitanos, inventores y poetas, curaciones milagrosas y suicidios no pueden faltar en un libro que refleja la vida misma tal como su autor la vivió.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
1981
291

Subtítulo: Memorias de un médico.

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 
Tema(s): 

Comentarios

Imagen de enc

"Por los caminos de Hipócrates" es un libro más sobre médicos y el ejercicio de la Medicina. Sin embargo no quiero centrarme en la obra de Escudero, aunque tiene su encanto y su autor unas especiales dotes literarias, sino en la cantidad de libros escritos por médicos o que tienen por objeto esa ciencia: Memorias, novelas o ensayos. Me vienen a la cabeza las novelas de A.J.Cronin, que abandonó la medicina por la Literatura; Frank G. Slaughter, médico también, fue en sí mismo una auténtica factoría de escribir novelas de entretenimiento sobre temas médicos; Jürgen Thorwald, alemán, alcanzó una gran fama con sus reportajes, maravillosamente relatados, sobre los avances de la cirugía y la medicina forense; es autor de "El siglo de los cirujanos" y "El siglo de la investigación criminal". Por último, entre tantísimos otros que se podrían citar, mencionaré al Dr. Hans Killian, cirujano alemán, del cual he leído dos libros de relatos biográficos: "A la sombra de Dios" y "A vida o muerte". Además del interés con que el autor sabe contar sus historias, trabajó en lugares tan problemáticos como los hospitales de campaña alemanes en el frente oriental durante la segunda guerra mundial.