Ritmo lento

A lo largo de su itinerario narrativo, Carmen Martín Gaite nos ha dado una retahíla de personajes que conciben la existencia como un desafío vital a las cambiantes contradicciones del presente que les rodea. Entre ellos se sitúa David Fuente, el protagonista de Ritmo lento. Empeñado en escapar a la cotidianeidad aceptada, encarna, desde la marginación, los valores de la autenticidad, la reflexión crítica y el anticonvencionalismo frente a una sociedad que pretende imponer su ley y que tiene en su hermana Aurora su más amenazador representante

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2007
395
978-84-233-395
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

3
3
Género: 

Comentarios

Imagen de Ran

La presente edición, edita una de las primeras novelas de la autora que no ha llegado a cuajar, y en la actualidad pretende hacerse popular.

Carmen Martín Gaite maneja con oficio el lenguaje; con un estilo suelto en el que se engarzan diálogos y narrativa en una conjunción perfecta. La manera de novelar es directa, diáfana, y de una realidad palmaria. De la mano de la historia de David Fuente (el protagonista y narrador) van desfilando una serie de personajes vistos bajo la subjetividad del protagonista, que le dan pie para tratar los más variados temas bajo una perspectiva crítica (¿el modo de ver de la autora?), desenfocada y carente de sentido positivo y sin relevancia moral.

David, dejado en soledad por su padre para que, sin condicionamientos de ningún tipo, se vaya educando, desarrollará un miedo cerval a tomar ninguna decisión porque coartaría su libertad. Bajo esta perspectiva de autodidacta enjuicia a las personas con quien se relaciona, casi siempre en sentido negativo, y tomando como argumento temas como el noviazgo, la familia, la educación, etc.. David no conoce lo que es amar: sólo le interesa su libertad, no sentirse coartado bajo compromisos de ningún tipo: es una lucha contra toda influencia, de todo condicionamiento.

Así pues, el mensaje, el contenido de la novela es negativo: no da soluciones; es más David es depresivo y acaba en un manicomio.