Tu rostro mañana 3. Veneno y sombra y adiós

Con Veneno y sombra y adiós se cierra el periplo londinense de Jacobo -o Jacques o Jack o Jaime o Iago o Yago- Deza, el profesor que se inventaba etimologías en la oxoniense. El primer tomo comienza con el sonido de unos pasos a la espalda de Jacobo Deza y concluye con el autor de esos pasos llamando al timbre del protagonista. En el segundo sabemos que es Pérez Nuix quien llama, y sube al piso, y entretanto nos hemos enterado de cómo se las gasta Tupra, el jefe de la oficina innominada donde Deza ejerce de agente secreto. Ahora Pérez Nuix explica qué favor requiere, el inoculador de venenos Tupra esparce sus toxinas y Deza regresa a Madrid para comenzar una trama nueva que deberá cerrar por el bien de su familia, pero que le llevará a igualarse a ese Tupra o Reresby de quien poco se distingue, en el fondo. Con sus nuevos y cruciales episodios en Londres, Madrid y Oxford, con su desenlace sobrecogedor, se cierra aquí una historia que es mucho más que una historia el tercer y último volumen de "Tu rostro mañana". El narrador y protagonista, Jacques o Jaime o Jacobo Deza, acaba por conocer aquí los inesperados rostros de quienes lo rodean y también el suyo propio, y descubre que, bajo el mundo más o menos apaciguado en que vivimos los occidentales, siempre late una necesidad de traición y violencia que se nos inocula como un veneno.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2007
705

Tercero y último de la trilogía: " Tu rostro mañana"

2010
608
978-84-8346-823

Colección: Contemporánea

Valoración CDL
3
Valoración Socios
2.5
Average: 2.5 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de wonderland

En esta tercera parte de la trilogía Tu rostro mañana el protagonista Jaime Deza continúa en Londres trabajando para el grupo secreto que lidera Bertram Tupra.

La acción es mínima: en Londres, apenas una conversación con Patricia, compañera del grupo, otra con Tupra y una más con su mentor Wheeler; en Madrid, charlas con su padre y con su mujer, de la que está separado. Un reportero contaría todo en una columna, pero esto no es periodismo sino literatura, y Marías necesita 700 páginas. Abusa un poco de la magia de su estilo y de la necesidad de una lectura que cierra una trilogía.

Egoísmo, verdad y culpa el tipo de digresiones que entusiasman a Marías son los verdaderos temas de la novela por encima del esqueleto argumental.

La arquitectura narrativa es de una prosa caprichosa y divagatoria, que puede llegar a desesperar al impaciente o hipnotizar a sus fieles.

Aparecen todos los temas que Marías trata desde sus primera obra: “Los dominios del lobo”, personajes, obsesiones, tics de traductor, dosis de sexualidad y violencia (menos contenidas que en otras de sus obras), una visión poco comprometida, de consumo, del sexo y del matrimonio.

Se esta considerando está trilogía como la cumbre de la obra de este escritor y una de las más destacadas de la reciente narrativa española. Sin embargo, el resultado global quizás no compense la inversión total de tiempo que requiere la trilogía. El mejor Marías está en novelas como Todas las almas, Corazón tan blanco y Negra espalda del tiempo y en recopilaciones de ensayos como Literatura y fantasma.