Un cadáver en Port du Bélon

Ha aparecido un cadáver en Port du Bélon, noticia que el comisario Georges Dupin recibe con preocupación, teñida de un cierto alivio porque le salvará del seminario sobre "Técnicas sistémico-sistémicas del interrogatorio en la investigación", al que se ve obligado a acudir. Pero cuando Dupin llega a la pequeña localidad bretona, no hay rastro del cuerpo ni indicios de que se haya cometido ningún asesinato. Poco después, sentado en el restaurante donde se sirve el marisco más fresco del mundo, escucha el testimonio, confuso y extraño, de la mujer que alertó a la policía, una famosa actriz ya en edad madura. Y su instinto le dice que ha de creerla. ¿Cuál es el secreto de esta serie policíaca que lleva vendidos más de dos millones de ejemplares?

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2016
336
978-84-253-5436

Traducción de Marta Mabres Vicens

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

3
3
Género: 

Libros relacionados

Comentarios

Imagen de amd

Cuarta entrega de la serie de novela policíaca protagonizada por el comisario Dupin. Todos los veranos sin falta, desde hace cuatro años, el nuevo caso de este comisario se sitúa en el número 1 de los libros más vendidos en Alemania. En esta ocasión, una dama (una famosa actriz ya madura y, según algunos testigos, algo perturbada) denuncia el hallazgo de un cadáver en un aparcamiento poco frecuentado, cercano a Port du Bélon. Cuando los agentes hacen acto de presencia en el lugar, no hay rastros del asesinato ni del cuerpo de la víctima; sin embargo, Dupin siguiendo su instinto cree en la versión de la anciana, y comienza las investigaciones.

Siguiendo la estructura de las novelas anteriores, en la trama se mezcla la intrincada investigación del nuevo caso con los datos personales sobre la vida de Dupin y de sus colaboradores, que dan al relato un toque más humano. Del mismo modo, resultan interesantes los temas tratados tanto desde el punto de vista ecológico, como histórico y cultural. Así se profundiza en la narración de algunas tradiciones bretonas de herencia celta, en el ámbito de la producción y criaderos de ostras de gran calidad (quizá las más famosas del mundo), en el robo indiscriminado y en grandes cantidades de la arena de las playas bretonas, conocidas por su peculiar composición: un mundo de ambiciones, envidias y venganzas donde las transacciones económicas (legales e ilegales) juegan un papel fundamental.    

Como afirma la editorial, el éxito de la serie estriba, sin duda, en la mágica combinación del sagaz comisario y de un entorno geográfico fascinante: por una parte, un detective peculiar y algo huraño (a lo Hércules Poirot), que confía más en su olfato y en los interrogatorios poco ortodoxos que en todos los seminarios sobre técnicas psicológicas avanzadas; y, por otra parte, un escenario maravilloso, la Bretaña francesa, donde todavía se celebra la vida en torno a grandes mesas de madera, con buen vino, buena conversación y unas ostras –famosas en el mundo por su sabor-  que se comen por prescripción médica.