Un dedo en los labios

Se trata de una recopilación de cincuenta y cuatro relatos, que tienen en común la condición de sus protagonistas y la temática esencialmente femenina que desarrollan.

Son cuentos muy breves, magistrales pinceladas que retratan con profundidad la existencia de mujeres, grandiosas y sencillas a la vez, reales o imagianarias que definen la condición femenina a lo largo de nuestra historia. Mujeres de la Biblia, del Siglo de Oro, de la posguerra y de la actualidad. ( de Ángel García Prieto )

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
1996
155
9788423976973
Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

4
4
Género: 

Comentarios

Imagen de Rubito

Los cincuenta y cuatro cuentos están llenos de fuerza y de lirismo. Con un lenguaje sencillo y preciso Jimenez Lozano, una vez más, consigue trasmitir amplios retrato de la realidad interior y ambiental, en los que lo sugerido multiplica y enriquece lo apenas breve pero intensamente escrito Son una preciosidad, como lo son aquellos del mismo autor, recogidos en el libro “ El cogedor de acianos”.

En el fondo son un canto a lo más humano que hay en el ser de las mujeres. Están llenos de compasión y piedad, aún en los casos - frecuentes - en que se plantean situaciones muy duras de violencia, incesto, adulterio u otro tipo de abyecciones. Existen, por lo demás, ejemplos de ternura, fe, delicadeza y generosidad estremecedoras...entre esas mujeres que retrata como “antiguas”, mujercillas”,”silenciosas”,”parleras y cuchicheadoras”, “que ríen”, “con secretos” y “misericordiosas”- usando la clasificación que el autor hace en el índice del libro.

Las mujeres “antiguas” son personajes históricos de la Biblia e incluso del Evangelio, como “La desposada”, que desarrolla momentos muy importantes de la vida de la Virgen María de un modo que teologicamente pueda cuestionarse en algún aspecto, pero en el que también la piedad protagoniza el retrato. Las “mujercillas” nos llevan a recordar a las meninas de Velazquez y entre las demás se viven sórdidas atrocidades de la Guerra Civil, deliciosas historias de monjas contemplativas,o cualquier circunstancia personal de cualquier momento en cualquier lugar : un compendio de la condición humana, en la que “la historia de los hombres y las mujeres siempre se mezcla y da muchas vueltas y revueltas”.

( de Ángel García Prieto )