Un lugar para la esperanza

Sang Ly y su esposo Ki Lim, tratan de sobrevivir recogiendo basura del vertedero municipal más grande de Cambodia, que es también su lugar de vivienda. Con esta ocupación su vida está dedicada casi exclusivamente a tratar de curar a su único hijo – Nisay- que está muy enfermo. Pero el vivir al día los preocupa sobremanera, ya que además de comer básicamente arroz, tienen que juntar dinero para pagar a la que cobra el alquiler de esas míseras viviendas, Sopeap Sin, una vieja  borracha implacable, que no tiene piedad de esos míseros y paupérrimos habitantes y que los amenaza continuamente con echarlos de allí si no cumplen.

Sang Ly se propone salir adelante, a toda costa, enfrentándose a su terrible realidad y empeñándose en cambiarla, cosa que consigue finalmente, especialmente aprendiendo a leer y mediante la literatura, encarnada en su propia realidad.

La historia tiene un final feliz: Sang Ly logra aprender a leer, y  sorprendentemente quien le enseña es la que cobra los alquileres, que había sido profesora de universidad. Antes de morir, la cobradora, que era persona adinerada y propietaria de tierras, deja en herencia a Sang Ly su casa en el basurero, mucho mejor y más grande que donde vivían ellos. También le deja una maravillosa herencia de libros que Sang Ly valora en extremo. 

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2012
271
9781609077051

Edición en inglés.

2017
368
978-84-9061-642
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.25
Average: 3.3 (4 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

4 valoraciones

Género: 
Libro del mes: 
Mayo, 2018

Comentarios

Imagen de acabrero

De entrada, el planteamiento de la novela puede producir repulsa, porque no resulta agradable para nada una situación de esa naturaleza. Lo sorprendente es que, casi desde el primer momento la historia se pone de parte de la familia -la relatora, en primera persona, es la madre-, se comprende un poquito la situación, y se lee con agrado. En gran medida tiene que ver con el hecho de que el autor no se enseña, no se dedica a describir con pelos y señales lo que significa vivir en un vertedero. El lector entra en el tema en la medida de sus posibilidades… Y la historia es de esperanza, sin ninguna duda. Desde el momento en que se plantea la posibilidad de aprender a leer la protagonista narradora, cambia todo. Y se manifiesta brillantemente el valor de la literatura. Del resto, leyendas, cuentos, mitos sobre los dioses, etc., no podemos olvidar que estamos leyendo ficción. Pero hay un detalle, mejor aún, una actitud constante, llamativa: la presencia de los antepasados en la vida de las personas que vamos conociendo. En el desconocimiento del Dios verdadero y de la historia de la Redención, estos hombres y mujeres tienen “su” sentido de trascendencia. Y eso les salva. En este punto es pertinente recordar la doctrina cristiana sobre el bautismo de deseo.

Imagen de polvorista

Es una novela bonita. Literariamente es correcta, pero, como indica el título te va llevando de la mano de la esperanza y manifiesta el poder de la literatura y más si ese poder se introduce en un corazón generoso. La historia es conmovedora, pero sencilla, sin adornos ni dramatismos dentro de la dureza de lo que se cuenta. Una mujer jóven con un hijo pequeño enfermo vive con su marido en un gran vertedero de Non Pen, en Vietnan y se dedican a reciclar basura. Un personaje amargado, la mujer que les cobra el alquiler de su chabola, vieja y alcoholizada, cambia cuando la joven esposa le pide que le enseñe a leer...

 

Imagen de icasado

La novela está bien escrita, el relato es ágil y la trama engancha. Se dan pistas que posteriormente sirven para ir reconstruyendo el puzzle que lleva a la resolución del problema; en este sentido, el texto obliga al lector a estar atento a los detalles y hace que continuamente se pregunte por qué pasa lo que pasa. Además plantea interesantes reflexiones filosóficas que son lecciones de vida que se transmiten de una persona a otra.