Un tesoro en la nieve

En Noruega, nadie olvidará el invierno de 1940. Soldados alemanes ocuparon el país e incluso llegaron al remoto pueblecito de Riswyk, donde vivía Peter Lundstrom y su familia. Escaparse a su control parecía imposible... hasta que el tío Víctor explicó a Peter cómo burlar al enemigo y ayudar a salvar a Noruega de los nazis: se trataba de que él y sus amigos pasasen lingotes de oro, valorados en 9 millones de dólares, escondidos en sus trineos, mientras simulaban hacer carreras entre ellos, y que los llevaran al puerto donde encontrarían un barco que trasladaría el tesoro de Noruega a un lugar seguro. Un plan muy arriesgado que solo unos niños muy valientes podían llevar a cabo. 

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2017
208
978-84-947070-3

Traducción de Montse Triviño

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Comentarios

Imagen de amd

Novela de aventuras, basada en hechos reales, ocurridos durante la ocupación de Noruega por los nazis. En una de las primeras fases de la Segunda Guerra Mundial, el ejército alemán invadió Noruega a principios de 1940. Ante esta ofensiva, el gobierno decide sacar del país parte de las reservas nacionales de oro con el fin de impedir que el enemigo se apodere de ellas. Así, el 28 de junio de 1940, el carguero noruego “Bomma” llegó a Baltimore (Estados Unidos) con un cargamento de lingotes de oro valorado en nueve millones de dólares. En ese momento, salió a relucir una curiosa historia: el oro había pasado ante los centinelas nazis gracias a un puñado de niños noruegos que lo transportaban en sus trineos hasta un carguero oculto en uno de los muchos fiordos de la costa noruega.

El protagonista de este relato es Peter Lundstrom, un chico de 12 años que, con la ayuda de sus amigos (el "Club de la Defensa", formado por chicos y chicas de diversas edades), lleva a cabo la arriesgada misión de trasladar los lingotes de oro pasando por delante de las tropas alemanas, ya acampadas en su territorio. En aquella época, los juegos con los trineos y con los esquíes eran frecuentes durante casi todo el año, ya que la nieve cubría de forma perenne los pueblecitos perdidos entre los fiordos. Así pues, aunque el relato está narrado en tercera persona, todo el discurso está focalizado desde el punto de vista del protagonista (una tercera persona selectiva), que es capaz de transmitir todos los sentimientos de inquietud y miedo, valentía, compromiso y amor a la patria que sienten los niños durante esta dura misión: una interesante lección de Historia.

Con un estilo sencillo y directo, en el que predominan los diálogos, la autora  norteamericana Marie McSwigan (1907-1962) sabe crear una trama llena de tensión y de intriga para conocer las pequeñas (o grandes) historias que hay dentro de la Historia. Como afirma en el prólogo de su obra, ha intentado mantener la máxima fidelidad a los hechos reales, aunque lógicamente ha cambiado el nombre de los lugares, trayectos y personajes con el fin de preservar el anonimato de los auténticos protagonistas.