Una verdad delicada

En 2008 tuvo lugar una operación secreta antiterrorista en Gibraltar. La versión oficial fue que todo salió bien: años después se descubre que no fue exactamente así.
En Gibraltar, la más preciada colonia del Reino Unido, se organiza una operación contraterrorista cuyo nombre en clave es Fauna. Su finalidad: capturar y secuestrar a un valiosísimo traficante de armas yihadista. Sus autores: un ambicioso ministro del Foreign Office, junto con un contratista de defensa privado que, además, es íntimo amigo suyo. Tan delicada es la operación que ni siquiera el asistente personal del ministro, Toby Bell, tiene acceso a ella.
Sospechando que existe una conspiración desastrosa, Toby intenta impedirla, pero se le asigna inmediatamente un destino en el extranjero. Al cabo de tres años, emplazado por sir Christopher Probyn, diplomático británico jubilado, en la decrépita casona de este en Cornualles, y vigilado de cerca por Emily, la hija de Probyn, Toby debe elegir entre la conciencia y su deber para con su servicio.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2013
386

Encuadernación: Tapa dura
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788401354793

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Comentarios

Imagen de Rubito

No resulta nuevo decir que el autor conoce a fondo el espionaje, contraespionaje y recontraespionaje y malas artes de los ministerios de asuntos exteriores de ciertos países "muy respetables"; y eso, en cierto modo, intriga al lector. En la obra actual parece que no eso ocurre. Después del relatar el hecho inicial de la trama, da una serie de vueltas y revueltas -como el contraespionaje - que el lector no solamente se pierde sino, lo que es peor, pierde el interés por la obra. Este gran autor tiene obras mejores en las que emplear unas horas de lectura. Tuve que leer "en diagonal" para poder terminarla y, al menos, enterarme de algo que finalmente me dejó casi como estaba. Justo es señalar que el autor se decante por no recurrir a la truculencia y escribir obras limpias.