Y al final, la guerra

Amplio reportaje centrado en la descripción de las actuaciones realizadas por las Fuerzas Armadas españolas en territorio de Irak desde su llegada, en abril de 2003, hasta mayo de 2004, al obedecer la orden de regresar a sus bases en la Península. Escrita por Luis Miguel Francisco (Madrid, 1973), suboficial del ejército destinado en Irak, en colaboración con Lorenzo Silva.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2014
508
978-849 7345514

Subtítulo: "La aventura de las tropas españolas en Irak".

Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

4

Comentarios

Imagen de enc

Crónica de la intervención de las tropas españolas en Irak, en el periodo entre 9 de abril de 2003 al 21 de mayo de 2004. En Irak, las tropas españolas y centroamericanas desempeñaron la misión de guardar el orden en las localidades de Nayaf y Diwaniya, en colaboración con las autoridades locales. El 3 de abril de 2004, en un escenario de relativa tranquilidad, las tropas norteamericanas penetran en la zona sin notificarlo a los españoles, para detener al lugarteniente del clérigo chiita Muqtada al Sadr, lider religioso y militar local. Al día siguiente una multitud furiosa ataca la base "Al Andalus" donde se defienden doscientos soldados españoles. Estos han de hacer una salida, a bordo de vehículos mecanizados, para rescatar a una sección de soldados guatemaltecos que, pie a tierra, se defienden en la ciudad. Se estima que la batalla produjo, al menos, doscientos cincuenta bajas. Dos meses más tarde las tropas españolas abandonan Irak, y a sus problemáticos aliados, por orden del Presidente del Gobierno español y de su Ministro de Defensa. El Gobierno, que tan preocupado se había mostrado por la seguridad de las tropas, recibió a éstas sin un acto público de bienvenida o algún tipo de condecoración a los soldados que tan correctamente se habían comportado en el escenario irakí.

El relato se lee muy bien, y da a conocer al lector lo que verdaderamente sucedió en Irak y los riesgos que comportan las llamadas "misiones de paz" en determinados escenarios. Desconozco por qué una crónica basada en los testimonios de los que estuvieron allí, según se afirma, minuciosamente contrastados, se califica como "novela". No tiene sentido.