Yo, la pequeña invitada del Führer

En una campaña de propaganda, y quizás también para impresionar al demente en los últimos días de la guerra, cuando se respiraba derrota por todas partes a pesar de los discursos de Goebbels, el Ministerio de la propaganda organizaba excursiones de pequeños niños al refugio del Führer. Los atraían con la idea de saludar al gran personaje pero también, y parece ser esa una razón más profunda, con el anzuelo de las salcillas y el pan de trigo.

La pequeña Helga conoció al Hitler de los últimos tiempos, apenas recuperado del último atentado sufrido. Nos muestra pues una sombra, la que quedó en su pupila y memoria de niña.

Cabe la posibilidad de que algunos detalles hayan sido retocados por el paso del tiempo, pero en lo sustancial el libro conserva la memoria precisa de una guerra que más allá de las grandes batallas estuvo repleta de aparentes pequeños detalles, pero que no lo son, porque cada uno va unido a una persona concreta.

En el relato, que tiene frescura y se lee con suma facilidad, tanto por el estilo de la autora como por la sucesión de acontecimientos, se nos apuntan detalles mucho más interesantes.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2006
143
Valoración CDL
3
Valoración Socios
0
Sin votos
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4
Género: