amigos

Cucho

Cucho y D. Antonio se instalaron en la calle y empezaron a pasar la gorra. ¡qué éxito! La gente se paraba no solo para oir música, sino para admirar a D. Antonio. Y es que, entre el uniforme de fantasía y el turbante de lana que le había puesto Cucho, estaba graciosísimo.

Valoración CDL
3
Valoración Socios
Valoración Socios: 
3.25
Average: 3.3 (4 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

4 valoraciones

Género: 
Suscribirse a RSS - amigos