Por qué soy cristiano

Desde su punto de vista persona, pero con visos de convencer, explica las condiciones bajo las cuales él se podría considerar cristiano. Parece que el cristianismo no las cumple para él.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2005
0
Valoración CDL
1
Valoración Socios
0
Sin votos
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4
Género: 

Comentarios

Imagen de JOL

Aprovechando la oportunidad navideña el autor ha publicado esta nueva obra, que resulta convincente por su probada capacidad argumental y buenas dotes pedagógicas, aunque las bases de su razonamiento sean más que discutibles. Todo parte de su postura intelectual y vital anclada en el agnosticismo. En realidad, no admite la capacidad humana para encontrar la verdad, especialmente en el campo moral y religioso. De ahí al desierto del relativismo no hay más que un paso. El autor sigue la vieja teoría de la doble verdad, una privada que no es solvente desde la razón, y otra pública sobre la que nos podemos poner de acuerdo, aunque no se sabe cuál es el mínimo. Todo está anclado en la plena autonomía del hombre, creador de la verdad. Y esto limita notablemente el conocimiento de la realidad trascendente al hombre.

Se trata de una postura bien conocida desde hace más de dos siglos y que arranca de E.Kant, y esta vez sólo aporta su aplicación a cuestiones actuales. En realidad vemos que Marina no tiene un pensamiento cristiano. Duda de Dios, de Jesucristo, y de la Iglesia, y eso lleva también a dudar del hombre; no aporta una luz nueva para el gran problema de la filosofía y de la religión como es la verdad de Dios y la misión del hombre en el mundo.

JOL