21 de diciembre de 2019, 16:30

Hotel Aitana

Madrid

Junio, 2019

Terror

Schirach, Ferdinand von

Como oficial de la Fuerza Aérea de Alemania, Lars Koch debe intervenir en una situación de emergencia: un terrorista ha secuestrado un avión de Lufthansa y pretende estrellarlo contra el Allianz Arena de Múnich, donde en ese momento setenta mil espectadores asisten a un partido de fútbol internacional entre las selecciones de Alemania e Inglaterra. 

Comentarios

Imagen de cattus

Con su primera obra de teatro, el autor ha obtenido un gran éxito en numerosos países. Se trata del juicio a un oficial alemán que desobedece las órdenes de sus superiores, militares y políticos, y derriba un avión secuestrado para evitar que estalle en un estadio repleto de espectadores. El juicio está muy bien relatado y, además, el jurado es el público, por lo que, al final, se ofrecen dos desenlaces en función de que el verdicto del público haya sido de condena o de absolución. Obra de gran intensidad dramática en la que se plantean cuestiones muy importantes en unas circunstancias límite: la conciencia, la obediencia, la libertad, la toma de decisiones, etc. Los diversos puntos de vistas, pros y contras dan gran intensidad al texto e invitan a la reflexión. Al final se añade una conferencia del autor sobre la libertad de expresión. Un texto muy interesante y que se lee casi sin respirar.

 

Imagen de acabrero

Ferdinand von Schirach vuelve sobre sucedidos que han llegado o podrían llegar a los tribunales. Casos que, si no han sucedido, podrían suceder en cualquier momento. En esta ocasión estamos ante una obra de teatro con un tema sumamente interesante. Se juzga a un piloto de caza de guerra por haber disparado contra un avión de línea, repleto de pasajeros, que se dirige, por la violencia del secuestrador, a estrellarse en un estadio abarrotado con setenta mil personas. Toda la obra es el juicio. El planteamiento es si una persona está obligada a obedecer a las leyes del Estado o tiene que seguir su conciencia. Interviene el juez, interviene la fiscal, interviene el abogado defensor y luego le dejan al juzgado popular la sentencia. Y al final le permite al lector que escoja. En el epílogo del autor sobre el atentado contra el Charlie Hebdo sí se moja y, como es lógico, en temas tan conflictivos habrá opiniones diversas, pero yo pienso que ha olvidado lo que es la libertad. Leer artículo >>