El fulgor y la sangre

A un pequeño pueblo de Castilla, son trasladados cuatro guardias y un cabo, para su infelicidad. Las mujeres se conocen e intentan darse bien, a pesar de haber recibido muy distintas educaciones. Unas se dan mejor que con otras, pero no hay enemistades, por lo menos aparentemente. Los hombres se conocen y al tener un mismo oficio y trabajar juntos, traban amistades entre ellos sin altercados. Las parejas son: María y Baldomero Ruiz, es la pareja más vieja y los dos son muy inteligentes; Felisa y Regino Ruipérez son los que tienen más hijos del grupo; Carmen y Cecilio Jiménez tienen un hijo flacucho y pálido, son de Madrid; y Sonsoles y Pedro Sánchez.

Y el cabo Francisco Santos era soltero, muy estricto con las reglas.

En un día de San Miguel, cuando hay feria en el pueblo, Francisco, Pedro y Guillermo salen de guardia. Maño, el dueño de un bar, tiene un altercado con dos gitanos y sale herido, pero con uno de ellos en la mano. El cabo sale en busca del otro gitano y en la persecución, el gitano le mata.

Los que se quedaron en la montaña se enteraron de lo ocurrido, pero se quedaron sin saber a quién habían matado y tuvieron que esperar con angustia durante ocho horas. En la espera, la mujeres cuyos maridos habían ido con el cabo, empiezan a llorar, creyendo que su marido era el que había sido asesinado y las otras dos intentan consolarlas. Hasta que llegan con el cadaver del cabo, para media felicidad de las mujeres, ya que no era ninguno de sus maridos.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2001
9788423973873

Primera edición de 1954

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

Género: