Los niños de Bullerbyn

El tema latente en todas sus historias es precisamente la influencia positiva de las tradiciones culturales transmitidas de forma natural en el seno de la familia. Son los niños, vecinos en una comunidad muy pequeña, los protagonistas de las historias que Astrid Lindaren escribe: sus juegos, sus descubrimientos del entorno que les rodea, sus picardías, los interrogatorios a los que someten a los adultos en su búsqueda de respuestas a las inquietudes propias de la infancia y adolescencia.

Los niños que Astrid Lindgren elige para sus historias son niños valientes, fuertes, inmersos en una naturaleza bella pero de inviernos duros; pertenecen a un mundo de trabajadores del campo y asisten a una escuela rural. Los niños de Bullerbyn juegan a los juegos tradicionales suecos y nos descubren la cultura tradicional sueca: comida, medios de transporte, entorno natural, refranes, fiestas tradicionales y sus celebraciones…

En la granja conviven personas de diferentes clases sociales (amos y trabajadores) y de diversas edades (el abuelo anciano y ciego, la hermana de Ole que acaba de nacer). Una comunidad de hombres y mujeres que comparten no sólo la vecindad sino también los trabajos y problemas de la vida. El respeto a las diferencias de edad y condición, el respeto a los valores culturales y a la naturaleza sustenta la vida de esta pequeña comunidad rural.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
1990
0

En esta edición aparecen los tres cuentos: Los niños de Bullerbyn, Nuevas aventuras en Bullerbyn y ¡Qué divertido es Bullerbyin! Quizás es el momento de replantear una nueva edición.

Valoración CDL
3
Valoración Socios
0
Sin votos
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4
Género: