Apeirógono

Rami Elhanan y Bassam Aramin viven cerca el uno del otro, pero existen en mundos separados. Rami es israelí. Bassam es palestino. La matrícula de Rami es amarilla. La de Bassam es verde. Rami tarda quince minutos en llegar a Cisjordania. El mismo viaje para Bassam dura una hora y media.

Ambos hombres han perdido a sus hijas. La de Rami murió a manos de un terrorista suicida, la de Bassam fue asesinada a tiros por un miembro de la policía fronteriza frente a su escuela. Protagonistas de un desafío tan desgarrador como esperanzador, los dos hombres se convertirán en grandes amigos y el dolor compartido conseguirá que abran una poderosa vía al entendimiento de los otros.

Esta conmovedora novela lleva el nombre de un polígono que tiene un número infinito de caras: este es el enfoque que adopta McCann para abordar una realidad trágica que necesariamente debe reflejarse desde distintos ángulos, que nunca podrá reducirse a un único relato.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2021
528
978-84-322-3931-1
Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de JavierCanals

Un apeirógono es un polígono regular con un número de lados que tiende al infinito. En el margen límite se confunde con un círculo pero, a medida que se analiza, se descubre un número virtualmente infinito de facetas. Es posible que el autor quiera expresar con ello la dificultad de comprender —y sobre todo, de juzgar— la situación política, social, religiosa, económica etc. en que se encuentran Israel y Palestina.
No es realmente una novela, aunque contiene elementos de ficción. No es una documentación, aunque contiene hechos considerados objetivos y la opinión de los dos protagonistas y sus familias. No es un libro de historia o de geografía, aunque contiene innumerables informaciones y curiosidades en torno a lo que en entornos cristianos se denomina Tierra Santa. No es un libro de entretenimiento, aunque la lectura resulta a veces entretenida, pero a veces, en cambio, profundamente dramática.
Como todos los grandes libros, grande entendido aquí en sus dos acepciones, extensión y valoración, exige del lector que siga el hilo tendido por el autor. En este caso, el hilo son dos personas. Un israelí, Rami Elhanan, hijo de una superviviente del holocausto, que tomó parte como soldado en dos guerras de Istael, y que perdió a una hija, Smadar, a causa de un atentado suicida perpetrado por tres palestinos en el centro peatonal de Jerusalem. Y un palestino, Bassam Aramin, que pasó siete años en prisión por actividades subversivas, y que perdió a una hija, Abir, abatida por una bala de goma disparada por un soldado israelí durante el recreo de su colegio. Rami y Bassam se vuelven amigos y cooperan en varias iniciativas por la paz en sus países, recorriendo el mundo entero y afrontando todo tipo de dificultades e incomprensiones.
Junto a la historia de ambos, su amistad y las diversas situaciones que configuran la vida cotidiana en Israel y Palestina, el libro contiene capítulos sobre descubrimientos en el Mar Muerto, sobre la fauna y la flora, sobre los asentamientos, sobre los controles militares y policiales, y mucho más.
Me parece un libro muy recomendable.