Bruja Akata

Sunny Nwazue vive en Nigeria, pero nació en Nueva York. Sus facciones son corrientes, pero es albina. Se le dan muy bien los deportes, pero no puede practicarlos bajo el sol. En resumen, no parece encajar en ningún sitio... Hasta que un día sucede algo increíble: ve el fin del mundo en la llama de una vela.

Lo que parecía ser una alucinación es lo que la acaba uniendo a otros tres chicos en su misma situación: tiene habilidades mágicas. Cuando Sunny y sus nuevos companeros empiezan a seguir el rastro de un criminal que también domina la magia, lo visible y lo invisible se funden en una realidad que, como pronto descubren, no para de transformarse. Porque, ¿qué significa "real" cuando lo irreal ha demostrado formar parte de la existencia?

Nnedi Okorafor -ganadora del Hugo, el Nebula, el Locus y el World Fantasy Award- crea en Bruja Akata una espectacular historia de aventuras, misterio y magia arraigada en Nigeria.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2019
352
978-84-17834-39-5

Traducción de Carla Bataller Estruch

Valoración CDL
2
Valoración Socios
2
Average: 2 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

2
Género: 

Comentarios

Imagen de amd

Novela juvenil de magia y fantasía, inspirada en las leyendas y los mitos africanos. Ambientada en la época actual en Nigeria, la acción se sitúa en un lugar cercano a la ciudad de Aba y de la capital del país, Abuya. La protagonista es Sunny, una joven albina, nacida en Nueva York de padres nigerianos, del grupo étnico igbo. Su piel clara y sus rasgos albinos le dan a Sunny un aspecto fantasmal, y sus compañeros de clase se burlan de ella por ser diferente y la llaman bruja akata (“animal de los arbustos”), nombre despectivo para referirse a los negros americanos, o simplemente extranjeros. De padre abogado y de madre médica, Sunny ha nacido con poderes mágicos especiales heredados de su abuela materna. Acompañada por sus amigos Orlu, Chichi (la princesa) y Sasha (americano y alborotador), los cuatro formarán un aquelarre Oha, creado para defender el bien y enfrentarse al mal, cuyo objetivo es destruir el mundo conocido.

La autora Nnedi Okorafor, ganadora del World Fantasy Award, ha creado en esta novela un mundo espiritual alternativo, paralelo al mundo físico actual. A ese mundo mágico pertenecen las “personas leopardo” que poseen una habilidad mística auténtica, frente a los “borregos” que serían las personas carentes de magia (algo parecido a los muggles en los libros de Harry Potter). Se trataría de un ámbito amplio al que pertenecen brujas, magos, chamanes, hechiceros…, repartidos por todo el mundo.  La sede principal de África Occidental se halla en Golpe Leopardo, una isla conjurada por los ancestros, donde los jóvenes comienzan su proceso de iniciación como magos en torno a los catorce años y allí aprenden sus primeros jujus (hechizos). En Golpe Leopardo, podrán encontrar restaurantes, lugares de ocio y variadas tiendas con todo tipo de objetos para sus rituales como los puñales juju, que eligen a sus dueños como las varitas mágicas en Harry Potter.

La obra (de la que se espera un segundo libro) ha sido bien recibida por una parte de la crítica debido al mundo mágico novedoso que presenta, inspirado en la cultura africana. Sin embargo, por algunos aspectos concretos, la novela no resulta aconsejable para todo tipo de lectores. En primer lugar, hay algunas referencias a la figura de Jesucristo y a la religión católica en determinadas situaciones que pueden provocar confusión en los jóvenes lectores, y que tampoco se comprenden en este tipo de relato. Por otra parte, a lo largo de la trama, se hace persistente la presencia continua de la violencia, en ocasiones, extrema y desagradable como, por ejemplo, la aparición de un asesino de niños que mutila a sus víctimas inocentes, o el combate a muerte (con mucha sangre y sin sentido aparente) en el que uno de los contrincantes debe morir como parte de las fiestas anuales que celebran los “hombres leopardo”. Por todo ello, no se considera recomendable para todo tipo de lectores.