Correr

Como la anterior obra, titulada Ravel, que fue considerada “ficción biográfica” o “retrato ficticio”, esta Correr es una crónica de la vida deportiva del famosísimo atleta checoslovaco Emil Zatopek. Corredor de medio fondo y de fondo que comienza a destacar en los Juegos Interaliados de Berlín en 1946, a los que se presenta como soldado del ejército de su país, y se convierte en un imbatible ganador hasta que acaba su carrera de premios en la Olimpiada de Melbourne.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2010
140
84-339-7540-9

Título original: Courir. Traducción de Javier Albiñana

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (4 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

4 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de Manu

Relato de recuerdos personales de un atleta que llegó a destacar y que comenzó a correr por necesidad. Su falta de estilo profesional no le impidió lograr victorias meritorias. Unidos a sus recuerdos deportivos están los de otras facetas de su vida en Checoslovaquia  durante el regimen comunista. Ameno y claro.

Imagen de Rubito

El libro no es una biografía, sino más bien una crónica rápida, hecha de instantáneas de su vida y su ambiente, desde la perspectiva de la actividad deportiva del protagonista; en la que destaca por sus peculiaridades y por ciertas innovaciones que introduce en las técnicas de la carrera. Pero a la vez la narración describe certeramente la situación política de Checoslovaquia y su situación de satélite de la URSS y las repercusiones de la actividad de Zatopek para el régimen de Praga y las limitaciones y desencuentros que el protagonista tiene con sus opiniones políticas. El autor usa la ironía y la elipsis para decir más de lo que escribe y la lectura adquiere, por otro lado, un ritmo similar a los vaivenes que el propio Zatopek utilizaba como técnica personal en sus carreras.

Un relato, en definitiva, de fácil y amena lectura que, sin ser una obra notable, hace sentir de nuevo cómo la literatura es capaz de hacernos llegar el conocimiento, la información y es capaz de remover sentimientos, emociones e ideas.

(de Ángel García Prieto)