Cuentos completos

Este volumen reúne los títulos Un hombre bueno es difícil de encontrar y Todo lo que asciende debe converger, más unos pocos cuentos nunca recogidos en forma de libro. Cada una de estas piezas es una obra maestra donde se refleja el mundo violento del sur de los Estados Unidos, con sus conflictos raciales, su integrismo religioso y su enfrentamiento con los venenos del paisaje.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2005
420
2006
848

Edición de bolsillo: 9.95 €

Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (5 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

5 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de aita

Después de leer el epistolario de Flannery O'Connor resulta muy intersante encontrar los cuentos que iba escribiendo; las tramas, los momentos de enfermedad, su vida cotidiana, el fondo de su alma cristiana. Verdaderamente dio de sí sus dos horas diarias de escribir que siempre recomendaba. La trama y el desenlace siempre cautivan, vale la pena adentrarse en la ficción de esta novelista.

Imagen de wonderland

Por primera vez en castellano los cuentos completos de Flannery O'Connor, una de las escritoras norteamericanas más importantes del siglo XX, en un solo volumen.
El genio lúcido, doloroso y atormentado de Flannery O’Connor alcanza sus más altas cimas en el cuento, género que cultivó ininterrumpidamente desde sus años de estudiante hasta su prematura y trágica muerte. En este volumen se reúnen todos sus relatos, tanto los que publicó en vida como los que dejó inéditos, muchos de los cuales nunca se habían traducido al castellano.
Las historias de este libro hiriente y sobrecogedor tienen como escenario los pueblos y las tierras del sur de Estados Unidos, especialmente su Georgia natal, un mundo decrépito y en ruinas cuyo secular abandono y pobreza ancestral aparecen marcados por la violencia y el odio. Pero más allá de la sordidez, los conflictos raciales, el asfixiante peso de la religión y la frustrada lucha por la libertad, hay siempre en los cuentos de Flannery O’Connor una extraña belleza, una íntima exposición moral de la condición humana que trasciende la anécdota.
Comparada a menudo con William Faulkner o Carson McCullers, con quienes forjó lo que se ha llamado el «gótico sureño», Flannery O’Connor está unánimemente considerada como la gran narradora norteamericana del siglo XX.