De un mundo que ya no está

Maravillosa evocación de su infancia en el shtetl de Lentshin, cerca de Varsovia, De un mundo que ya no está narra las peripecias de Singer en una comunidad fuertemente marcada por la doctrina y las ceremonias religiosas, y poblada por fascinantes personajes a los que el genial autor dota de vida en este emotivo ejercicio de memoria. Escrito por uno de los grandes maestros de la literatura yiddish, este libro constituye un testimonio de inmenso valor histórico, además de un auténtico réquiem por las comunidades judías de la Polonia de principios del siglo XX.

Memorias de la infancia del autor, de familia judía, en una aldea de la zona de Polonia ocupada por Rusia a principios del siglo pasado.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2020
309
978-84-17902-31-5

Cuidada edición, con traducción del yiddish de Rhoda Henalde y Jacob Abecasís.

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Comentarios

Imagen de cattus

Israel Yehoshua Singer ha quedado un tanto relegado como escritor, por su temprana muerte y por su hermano Isaac Bashevis, que recibió el Premio Nobel de Literatura en 1978. Ambos escribían en yidis, la lengua de los judíos askenazíes u oriundos de Europa central y oriental, variedad del alto alemán con elementos hebreos y eslavos. Sin embargo, era un gran escritor, como muestran novelas como La familia Karnowsky Los hermanos Ashkenazi, publicadas también por Acantilado. De un mundo que ya no está es la primera parte de sus memorias, proyecto que quedó inconcluso al morir repentinamente en Nueva York, adonde había huido de la persecución de los nazis. Se trata de los recuerdos de su infancia, en una comunidad judía, muy arraigada en las tradiciones religiosas y culturales. Tanto su padre como su abuelo materno eran rabinos. Singer lo cuenta con la visión de un niño que siente curiosidad por todo, al que apasionan el aire libre, el contacto con la naturaleza..., más que el estudio del Tslmud o del Pentateuco..., un niño que disfruta, que sufre, que duda a veces. Hay un desfile de personajes memorables de todo tipo, con sus sueños, sus conflictos y sus luchas cotidianas. Al final del texto se intuye ya el drama que se avecina, con la guerra entre Rusia y Japón, los intentos de Polonia para independizarse, las revueltas de corte comunista y contra el zarismo, etc. Gran calidad literaria. Luis Ramoneda