Después de amar te amaré

Hay que atreverse a ser feliz. Y no todo el mundo lo hace. En estas páginas van algunas ideas, a menudo puestas en sordina para despertar el único ideal que vale la pena en el amor: amar para siempre y pase lo que pase. Pero un amor así está reservado a los espíritus libres, soberanos, capaces de entregarse uno y otro día, de levantarse después de cada tropiezo, haciendo vida de su libertad, y vida compartida.
Esta libertad para amar hay que ganarla y, a veces, a pulso. ¿Cómo? No hay reglas…, pero sí apuntes, notas, pensamientos, muchos de ellos procedentes de la experiencia vivida y recibida, que uno puede escuchar y meditar. No nos engañemos, en esto del amor no somos tan originales, así que lo que a otros ayudó, ¿por qué no nos va a ayudar a nosotros?
El autor sabe llegar al público de un modo ágil, directo, coloquial. Habla de las distintas fases del amor, de los hijos, de un modo cercano, íntimo, dando a la vez razones de sus argumentos. Está muy bien escrito.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2004
144
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.875
Average: 3.9 (8 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

8 valoraciones

Género: