El dragón glotón

Mientras la pequeña princesa Herminia está concentrada leyendo un cuento, un dragón enorme aparece decidido a comérsela. Pero la niña no está dispuesta a ser el desayuno de ese dragón hambriento y se propone hacerle cambiar de opinión. ¿Logrará esta princesa decidida y parlanchina convencer al dragón para que pruebe algún otro manjar más apetitoso?
Un cuento con una princesa decidida, un dragón con hambre, unos caballeros miedosos...¡y helados de todos los sabores!

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2022
48
978-84-246-7279-9

Ilustraciones de Mona Brunet

Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

4

Comentarios

Imagen de amd

Álbum ilustrado, inspirado en los clásicos cuentos de hadas. Así pues, los protagonistas son una pequeña princesa y un dragón, y la historia comienza con el tradicional  “Había una vez…”. Un día, la princesa Herminia está en su palacio leyendo tranquilamente, hasta que de repente aparece un enorme dragón hambriento que se la quiere comer con corona y todo. Pero, entonces, Herminia le cuenta que “el mundo está lleno de cosas deliciosas y sabrosas: pizzas, fresas, macarrones, manzanas e incluso alcachofas” que el dragón nunca ha probado, y de esta forma comienzan una bonita amistad, llena de aventuras y peripecias.

Los textos son obra de Montserrat Ten, monitora y directora de ocio y tiempo libre, y trabajadora en Servicios Sociales de Atención Primaria. La autora cree “en la capacidad de los cuentos para abstraer, distraer, entretener y divertir a los pequeños lectores, sea cual sea su situación”. Para este precioso cuento de amistad y cariño, ha elegido la prosa rimada como forma de expresión, creando rimas divertidas y sencillas a lo largo del texto, tal y como demuestra el propio título El dragón glotón.  De esta forma, los niños podrán recitar e incluso representar sus pasajes preferidos con mayor facilidad, y también aprender a realizar rimas propias.

En cuanto a las ilustraciones, son obra de Mona Brunet. Sus imágenes son divertidas y están llenas de color y de preciosos detalles sobre los protagonistas y los espacios en los que se desarrolla la historia. La observación, la curiosidad y entender el mundo que nos rodea es su fuente de inspiración. Para ella, las ilustraciones son una forma de ayudar a los niños a comprender el mundo y las historias pueden ser un instrumento de cambio para la sociedad, porque dos seres tan distintos (o no) como un dragón y una princesa pueden ser buenos amigos.