El género y la lengua

El «lenguaje inclusivo» ha adquirido relevancia entre las reivindicaciones feministas. Hay general acuerdo en que urge mostrar la participación de la mujer en todos los ámbitos, pero el disenso aparece cuando se hace uso del género gramatical masculino ?o «no marcado», como lo llaman los expertos? para referirse globalmente a hombres y mujeres. Hay quienes consideran que para lograr una sociedad más justa deben emplearse las formas todos y todas, todos/as, tod@s, todxs o todes, mientras que para otros esto supone un mero contorsionismo lingüístico. 

Pedro Álvarez de Miranda, miembro de la Real Academia Española, aborda el empleo de esos recursos. Los cambios lingüísticos nunca ocurren por decreto, sino mediante acuerdo de la mayoría de los hablantes. Este breve ensayo analiza las tensiones que el género gramatical está planteando en la actualidad.

Breve e interesante trabajo del académico y catedrático Pedro Álvarez de Miranda sobre el género gramatical. 

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2018
93
978-84-17141-78

De la colección Turner Minor

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Comentarios

Imagen de cattus

Con claridad, abundantes ejemplos, rigor y amenidad, no exenta de ironía, a veces, el autor analiza el género gramatical, que no conviene confundir con el sexo, y sale al paso de algunos ejemplos concretos en los que políticos, comunicadores, etc., muestran su ignorancia en cuestiones filológicas. Como señala al final del texto, la batalla por la igualdad entre varones y mujeres ha de librarse en un frente mucho más trascendental y profundo, no tan epidérmico como lo es, si bien se mira, el de la superficie gramatical de los textos, de la que tan pendientes se muestran los "dobletistas". La causa del feminismo es mucho más seria y más honda que todo eso, tiene mucho más calado. No se merece esta broma. En el fondo, entretenerse en una menudencia como la de los desdoblamientos de género le hace un flaco servicio; puede, en contra de lo pretendido, debilitarla y aun perjudicarla.