El gran mundo

Durante la segunda guerra mundial, dos soldados australianos, Digger Keen y Vic Curran, se conocen en un campo japonés para prisioneros de guerra. Keen es un hombre taciturno y atento, que lleva una existencia tranquila en una pequeña aldea cercana a Sídney. Curran es un hombre expansivo que después de una infancia de extrema pobreza desarrolla una brillante carrera empresarial. La peculiar amistad que se forja entre ambos durante la guerra continuará una vez liberados y terminará marcando sus vidas.
Mediante una inteligente combinación de escenarios y secuencias temporales, Malouf logra un admirable retrato de la vida de sus protagonistas y de acontecimientos que, como la depresión, la segunda guerra mundial o la expansión de los años cincuenta y sesenta, fueron cruciales en la evolución de la sociedad australiana a lo largo del siglo XX.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2010
408
978-84-92663-16-3

Traducción de Juan Tafur

Valoración CDL
3
Valoración Socios
2
Average: 2 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

2
Género: 

Comentarios

Imagen de Ran

A mi parecer, se trata de una novela con pretensiones fallidas. No consigue el objetivo claramente buscado a lo largo de la narración, de presentar dos personajes que, en contraste y oposición de uno con otro profundice en lo constitutivo y más íntimo del hombre, es decir en una idea de hombre atractiva y sugerente. No lo consigue: abusa de la introspección y apenas si tiene diálogos de interés.
Superficial en sus observaciones y juicios –sólo se salva el breve comentario que uno de los personajes, Vic, hace de la concepción de la vida, y la personalidad de su hijo-, presenta una idea de hombre plana, sin fondo; personajes sin ideales, sin una perspectiva de la vida que merezca vivirse.
Incluso en situaciones límites, como es el caso del campo de prisioneros japonés, los personajes aparecen chatos, opacos, sin valores, principios y virtudes dignos de reseñar.
La narración es, en ocasiones un tanto espesa, pecando en la primera parte de la obra de pasajes chabacanos e, incluso, obscenos que nada aportan al desarrollo y contenido de la obra.