El guardián entre el centeno

Un muchacho, convaleciente en una clínica psiquiátrica, cuenta sus aventuras en Nueva York cuando, después de ser expulsado del colegio, decide vivir su vida perdido en la inmensa ciudad. Es ésta no sólo la novela más importante del autor, sino también especialmente representativa de la novelística norteamericana de la posguerra.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2005
274

3ª Edición

Primera edición inglesa en 1951

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.083332
Average: 3.1 (24 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

24 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de oscar pons

Obra maestra indiscutible. Lo descubrí hace dos años. Pretendo leerlo cada año, con esta es la segunda vez. Al que le haya gustado debe probar 'Nueve cuentos'.

Imagen de Iñaki

Muy bueno aunque quizás no muy recomendable a jovenes impresionables y de poco criterio. Quizás tengan razón y sea una obra maestra, a mi me lo ha parecido.

Imagen de Perandones

Me ha parecido un libro excelente, ya que retrata el interior de un adolescente con problemas desde su mismo interior. Te describe el alma compleja de este tipo de personajes inmaduros que están desnortados por la vida. Al principio, te cae antipático, pero, a lo largo del relato, le vas tomando simpatía hasta tener verdadera compasión de él, porque ves que, en el fondo, es buena persona. Puede parecer un libro negativo, pero a mi me parece que deja un resquicio a la esperanza.

Imagen de Artemi

Ternura. Es la pálabra que me viene a la cabeza siempre que hablo o me hablan de este libro. Es un libro maravillosamente escrito, eso nadie lo pone en duda. Es un libro que se enmarca en la tradición que inaugró Homero con "La Odisea"; el viaje del adolescente, viaje iniciático, llega a buen puerto, el amor. No entiendo muchas críticas de tipo moral que se han vertido sobre el libro. Quizá es verdad que no es un libro para adolescentes, a pesar de ser un libro sobre un adolescente. Sin embargo, la primera vez que lo leí tenía la edad de Holden. Y me encantó. Y me sigue encantando. Ternura.

Imagen de mikolaj

A Holden Caulfield le acaban de echar del colegio. Es un chico noble, sensible pero con problemas de adaptación. A todos critica, todo le parece mal, nadie le gusta. Busca salida a su situación cada vez más depresiva en el sexo y el alcohol. Al final vuelve a casa, donde la actitud de su hermana pequeńa Phoebe le hace reaccionar. Moraleja: muchos problemas se desvanecen cuando hablamos con sinceridad y nos preocupamos por los demás. Interesantes las observaciones de comportamientos. Lenguaje soez, pero descripciones limpias.

Imagen de mgarregui

Pues la verdad, qué quieren que les diga: me habían hablado muy bien de este libro y... no acabo de encontrar la maestría. Sí, el personaje está muy bien "procesado", pero a mí me transmite todo el rato la idea de una sociedad tan vulgarizada, tan superficial, tan del "tanto tienes, tanto vales", en la que un adolescente enfermo se encuentra auténticamente sólo, sólo ante el mundo. Bueno, está bien para reflexionar, claro, pero hay que pensar a quién se lo recomienda uno, porque no es precisamente unas castañuelas.

Imagen de enc

Holden Caulfield es un joven neoyorquino de diez y seis años. Hijo de buena familia (es decir, con dinero), quiere a su hermana pequeña, añora a su hermano fallecido de leucemia y es incapaz de decir que nó a quien le pida cualquier cosa. Circula por la vida con la osadía de aquel a quien nunca ha faltado nada y está acostumbrado a frecuentar todos los ambientes. Pero psicológicamente es un niño. Ha sido expulsado de cuatro internados por su carácter rebelde y su incapacidad para interesarse por algo que no sea la literatura. Como adolescente es crítico, pero su crítica resulta ingenua. No culpa de sus fracasos a la sociedad, ni a sus padres, como después harían tantos otros. Al contrario, piensa que éllos tienen la razón "pero no toda". Después de la última expulsión no se atreve a volver a casa y deambula por Nueva York. Holden se encuentra desorientado sobre sus sentimientos, su presente y su futuro, de forma que termina psíquicamente afectado e ingresa en una casa de reposo. El protagonista es un adolescente que nos transmite su angustia; un chico bueno e inseguro que estaría pidiendo ayuda si fuera capaz de comprender lo que le ocurre. El título de la obra, "El guardián entre el centeno", es una metáfora que utiliza Holden para hablar de alguien, un guardián, que vigila para que los niños que juegan entre la hierba no se despeñen allí donde termina el centeno y se abren profundas simas; un amigo, un ángel custodio, quizás el hermano que murió y al que Holden recuerda como mejor que él mismo. El libro se publicó en 1951 y refleja una realidad que podía ser nueva entonces: la dificultad de los jóvenes para madurar. A principios del siglo pasado, un chico de diez y seis años ya tenía edad para trabajar. Después de la Segunda Guerra Mundial, con la prosperidad económica y la extensión de los estudios universitarios, los jóvenes de algún modo prolongaron su infancia: Tenían libertad, contaban con dinero para gastar, empezaron a disponer de coches y se abrieron al sexo sin consecuencias. Todo lo que se recibe sin haber realizado un esfuerzo para conseguirlo retrasa la madurez. Han pasado cincuenta y cuatro años desde que se publicó "El Guardián..." y la situación de los jóvenes sigue siendo la misma. ¿Qué decir de los Holden Caulfield de hoy? ¿hasta cuándo se alarga en la actualidad la infancia, esa edad sin responsabilidades? ¿quién protege a los jóvenes de los precipicios profundos como son las drogas? ¿quién les abrirá los ojos en medio de paisajes más oscuros que los de hace cincuenta años? ¿dónde está hoy el guardián sobre la hierba, entre el centeno, que señale los peligros?. Son preguntas que nos hacemos después de leer el libro de Salinger. Otro signo de modernidad de la obra reside en que el protagonista, en sus largos monólogos interiores, no acude jamás a las ideas religiosas; ni están ni se las espera. La psicología de los Holden Calfield es ajena a los fenómenos religiosos. Es como si trataras de hacer un puzle que no te sale y al final descubres que te faltan piezas. Uno de los atractivos del libro, además del enfoque psicológico al que nos hemos referido, está en el lenguaje llano que utiliza, que lo hace fácil de leer y da credibilidad al personaje. Probablemente el libro sea autobiográfico de su autor, J.D.Salinger, aunque éste se ha negado a referirse a esa cuestión.

Imagen de acabrero

Yo pienso que sí tiene pies y cabeza y que lo que ha pretendido Salinger es precisamente esa sensación de libro inacabado. El protagonista advierte al principio que no pretende hacer una autobiografía. Se trata, pienso yo, de presentarnos la situación de Holden, bastante desorientado en un mundo de adultos. Pienso que se busca responsabilizar a los mayores sobre la situación de los más pequeños. Creo que tiene un valor importante, no para los más jóvenes, que pueden no coger la idea, sino para los más mayores. No me parece un libro para adolescentes.

Imagen de angela

En mi opinión es un gran libro, muy divertido y real, además el autor escribe muy bien todo lo que quiere expresar.

Imagen de LYA

Me pareció muy atractivo. Creo que tiene la virtud de engancharte desde el primer momento. Puede ser por el lenguaje tan directo. Por otra parte resulta un poco estremecedor ver en que situación puede encontrarse un joven, precisamente en las vísperas de la Navidad, cuando uno necesita más a la familia. Creo que esta es la fuerza del libro, ver el desvalimiento de un pobre chico, que no tiene más que el recuerdo de su hermana. Y por supuesto también la forma de expresarse que es muy atractiva. Se entiende que haya mucha gente que lea este libro con gusto.