El jardinero nocturno

Un día, William descubre que, en el árbol que hay fuera de su casa, ha sido esculpido un magnífico búho. Cada mañana cuando se levanta, William encuentra nuevos árboles con formas de animales,  y cada uno es más bello que el anterior. Pronto, el pequeño pueblo gris se llenará de color y vida gracias a un misterioso jardinero nocturno.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2016
48
978-84-08-16128

Ilustraciones de los autores

Valoración CDL
3
Valoración Socios
0
Sin votos
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4
Género: 

Comentarios

Imagen de amd

Cuento infantil, en forma de álbum ilustrado de gran tamaño.  La acción se desarrolla en Grimloch Lane, un típico pueblecito inglés, triste, de cielos lluviosos y de colores grises. Pero allí va a ocurrir algo mágico, porque una mañana en la copa de un árbol aparece esculpido un enorme búho, que causa la admiración de todos los habitantes. Entre ellos, está el pequeño William, un niño soñador, asombrado ante este hecho tan original y tan bello. Noche tras noche, aparecerán nuevos animales recortados en las ramas de los árboles (un gato, un conejo, un loro…), hasta que el niño descubre quién es el jardinero nocturno y por qué crea esas maravillas mientras la gente duerme.
La evolución y la transformación que sufren los habitantes del pueblo quedan claramente de manifiesto en las ilustraciones. En las primeras páginas del libro, los tonos son de color sepia, grisáceos, cenicientos, uniformes y monótonos; pero, poco a poco, las páginas se van llenando de luz y de vida con los tonos verdes de los árboles y de los pájaros, que van contagiando a todas las personas.  Desde que han aparecido estas figuras, todos son más felices: algo bueno les está sucediendo. 
Con este relato, los hermanos Fan (the Fan Brothers) vuelven a destacar la importancia de la imaginación, de los sueños y del arte para llevar la felicidad a todas las personas, independientemente de la edad. Mediante las palabras de Eric, el escritor, y los magníficos dibujos de Terry, se consigue crear un universo mágico de retratos y paisajes, cargados de realismo, que ensalzan la historia y sus diferentes niveles de interpretación.