El lector

Michael Berg tiene quince años. Un día, regresando a casa del colegio, empieza a encontrarse mal y una mujer acude en su ayuda. La mujer se llama Hanna y tiene treinta y seis años. Unas semanas después, el muchacho, agradecido, le lleva a su casa un ramo de flores. Éste será el principio de una relación erótica en la que, a ntes de amarse, ella siempre le pide a Michael que le lea en voz alta fragmentos de Schiller, Goethe, Tolstói, Dickens... El ritual se repite durante varios meses, hasta que un día Hanna desaparece sin dejar rastro. Siete años después, Michael, estudiante de Derecho, acude al juicio contra cinco mujeres acusadas de criminales de guerra nazis y de ser las responsables de la muerte de varias personas en el campo de concentración del que eran guardianas. Una de las acusadas es Hanna. Y Michael se debate entre los gratos recuerdos y la sed de justicia, trata de comprender qué llevó a Hanna a cometer esas atrocidades, trata de descubrir quién es en realidad la mujer a la que amó...

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
1997
203
84-9930-602-5
Valoración CDL
1
Valoración Socios
1.333332
Average: 1.3 (3 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

3 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de JOL

Una novela humana que habla del amor entre una mujer madura y un adolescente. Como tantas veces, el primer amor durará toda la vida, sobre todo cuando hay distancia por medio. Aunque sea un amor extraño y poco normal. La historia se enmaca en la Alemania de la posguerra, cuando la atmósfera social está empapada de culpabilidad por la cooperación o tibieza ante el nazismo. Y aparece como es haibtual el holocausto judío. En esta novela vemos el amor, el horror y la piedad. Sin embargo no parece recomendable por las descripcioens de sexo explícito y el ambiente amoral y arreligioso de los personajes. No todo es creíble y la novela es bastante previsible.

Imagen de almudena

Se narra la turbulenta interioridad de los personajes centrales: la mujer que ha vivido sin saber y el joven que quiere saber sin haber vivido aún. El tratamiento novelístico es muy flojo, el personaje de la mujer es poco creíble, el estilo es inexpresivo. A la vez hay muchísimas descripciones irrelevantes sin calidad estética.

Al estar escrito por un juez alemán trata el tema de los campos de concentración sin ningún sentimiento de culpa por parte de los alemanes del tercer Reich, sino con sentido de justicia. Hasta el punto de que mantiene la idea de que la educación sentimental, en este caso el mero placer, se puede dar a través de la seducción de un menor, contada algo normal.