El Proceso

Sin lugar a dudas, Kafka no podría haber mejor homenaje póstumo con la publicación de esta obra maestra de nuestro siglo pasado.
El Proceso es una novela en la cual no hay un proceso, sino todo lo contrario. El Proceso del joven Joseph K. Jefe de un banco al que le arrestan por ninguna razón, ya se había consumido desde el día que nació.
La pena de muerte es lo mas apropiado para el joven K. Que no conocía sus juicios y que simplemente era culpable de existir.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2003
240
Valoración CDL
3
Valoración Socios
0
Sin votos
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4
Género: 

Comentarios

Imagen de cdl

“El proceso” es una gran novela de Kafka que nadie que haya leído podrá olvidar, debido a que cada vez que deba realizar una gestión burocrática se encontrará una y otra vez ante comportamientos que, inevitablemente, reproducen todo lo que ocurre en la novela. Elijan la Administración que deseen y hagan la prueba. Traten de hacer una gestión, por simple que sea y esperen pacientemente. Si nos permiten la sugerencia prueben con la Administración de una Universidad cualquiera (tienen justa fama de ser las peores).

En “El proceso” Kafka describe la situación límite: un hombre es acusado sin que se le comunique por qué y ello desencadena toda una maquinaria aterradora que acaba por obviar el hecho en sí y sumergirse en su propia dinámica, que acaba por absorber al pobre infeliz que pilla por medio. Lo más espectacular de la novela es que el autor se limita a exponer lo que le va ocurriendo al protagonista pero no abunda en exponer cómo se siente y la angustia que le embarga. Y, sin embargo, ésta está siempre presente, todos la sentimos cerca. Además de una evidente prueba de la calidad del libro esto no hace sino demostrar que todos hemos pasado por situaciones que, aunque menos dramáticas, son idénticas en cuanto a su naturaleza. Un servidor no va a aprovechar ahora para relatar sus desgracias administrativas, pues tas son muchas, como las de todo elmundo. Kafka ha pasado a la Historia por lograr, gracias a esta novela, poner nombre a esas situaciones tan habituales (¿pasará a la historia Koldo, el participante “enrollado” de Gran Hermano”, por difundir la buena nueva?)