El verano antes de la guerra

El verano de 1914 es uno de los más bellos en la idílica ciudad inglesa de Rye. Allí el atractivo era la llegada de la nueva profesora de latín, Beatrice Nash, la cual aparece con un baúl de libros, después de fallecer su padre, y con ansias de independencia y ninguna gana de matrimonio. La aristócrata, nada convencional Agatha Kent, y su marido la protegen y defienden. Dos sobrinos de este matrimonio están muy unidos a su tía. Los dos muy distintos. Uno poeta, y el otro estudiante de medicina.

Nada hacía presagiar lo que se les venía encima. Solo cuando los alemanes invaden Bélgica ellos se sienten obligados a acoger a los refugiados.
 

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2018
624
978-84-9129-074
Valoración CDL
4
Valoración Socios
4
Average: 4 (3 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

3 valoraciones

Género: 

Libros relacionados

Comentarios

Imagen de JavierCanals

Como bien define el título del libro, Simonson describe la vida en una sociedad idílica antes y durante los primeros meses de uno de los acontecimientos más dramáticos que ha experimentado Europa en el pasado reciente, la Primera Guerra Mundial. Muy en el estilo de la novela victoriana, Simonson narra con profusión de detalles la vida de algunos habitantes de Rye, una ciudad costera de Sussex, al sur de Londres. Beatrice Nash es una joven maestra, que acaba de perder a su padre, al que acompañó en los últimos años, y que anhela independizarse de su entorno y emprender una nueva vida. Llega a Rye para dar clases de latín y conoce así a las personas más importantes de la ciudad, entre ellas a la familia de John y Agatha Kent, con sus sobrinos Daniel y Hugh.
El inicio de la guerra en el continente origina la llegada de refugiados belgas, que la ciudad acoge con generosidad. Muy pronto, la guerra empieza a hacerse omnipresente en la ciudad, con iniciativas de defensa, con campañas de reclutamiento, con escaseces y con un revivir de ideas patrióticas. Las relaciones dentro de las familias y con otras personas adquieren con la guerra y sus inevitables consecuencias nuevos carices, abriendo nuevas heridas y restañando otras antiguas. La novela narra en un tono reposado, que se acelera algo en las escenas finales en el frente y en un nostálgico epílogo.
Novela bien escrita, serena y humana.

Imagen de Pipa

Magnífica novela, fácil de leer, rigurosa. Y si acaso, un poco larga. La autora se ha documentado bien, resultando la historia verosímil, entrañable.
Los personajes están bien definidos y acusan una fuerte personalidad. Entre la trama del quehacer de cada día, en una ciudad rural, pequeña, y en la que todo se sabe al momento, subyacen las cualidades de generosidad, altruismo, alegría, tono humano, laboriosidad… pero también la mezquindad, los prejuicios, las ideas preconcebidas de otros personajes, el racismo….
La historia se desarrolla en un contexto protestante (la hija del Pastor, el sentido del pecado y la culpa sin Esperanza, etc…) y a veces con alguna nota católica.
En la base hay también, respetando las ideas de aquella época, sin grandes dramatismos, una denuncia del poco valor jurídico que tenía la mujer, la lucha de estas por ser protagonistas de su historia, de luchar por su independencia económica, etc… Las humillaciones a las que son sometidas… Es interesante este aspecto, y la forma diversa como cada una lo defendía (o no). O verdaderamente te das cuenta de lo mucho que se ha avanzado en la actualidad a favor de la mujer.
La importancia de la reputación, de evitar cualquier cosa que escandalice. Por ejemplo, Agatha le aconseja a Beatrice que mejor no decir que quiere escribir (35: “sería un desastre absoluto para una dama en su posición ganarse una reputación de persona bohemia”)
Con algún detalle sensual que puede chocar, aunque se pueda justificar en el contexto (48, 355), en general es una novela muy rica en matices, bien escrita, interesante. Y muestra cómo en la acción en favor de otros, puede haber intereses poco rectos, vanidad, presunción, y no es lo mismo ver lo que a otros les ocurre, o cuando el tema toca a uno de lleno, en el seno de la propia familia o de las personas por las que tienes un aprecio especial.
La guerra que se cierne saca de dentro lo mejor y lo peor de cada uno. Pero siempre una guerra es un drama que siega un montón de vidas y Esperanzas.
Es una novela muy recomendable, a ratos emocionante, amable, para leerla con tranquilidad.