Emilio y los detectives

Emilio Tischbein es un chico que viaja en tren a Berlín. Desde que murió su padre es el hombre de la casa y ahora va a la capital a ver a su abuela y llevarle un dinero que le envía la madre de Emilio. Durante el viaje sufre un percance que a otro hubiera paralizado pero que Emilio resuelve con la ayuda de un simpático grupo de niños berlineses. Las ilustraciones son de Walter Trier.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2002
126

Edición original alemana de 1929

Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

4
Género: 

Comentarios

Imagen de enc

El cuento infantil, a caballo entre la tradición oral y la escritura, es un género que requiere fantasía, personajes característicos, brevedad en la exposición y se acompaña de ilustraciones. Todo ello lo tiene "Emilio y los detectives". Kästner lo escribió como un cuento y el crítico Reich-Ranicki lo considera una novela para niños. Ranicki atribuye su éxito a su lenguaje y a la introducción de un elemento nuevo que después sería ampliamente explotado por la literatura juvenil: los niños detectives. Destacan de la novela la camaradería entre los jóvenes y el elemento familiar que discurre entre Emilio, su madre, la abuela, los tíos berlineses y la hija de estos, Pony Gorrito. La fantasía y humor de Kästner brillan en toda la obra, pero sobre todo en la sorprendente introducción en la que el autor explica por qué terminó escribiendo un libro de detectives siendo así que planeaba una novela sobre los mares del Sur. Se trata de una introducción-prólogo deliciosa que recuerda a las "Historias de la Bassa", que Guareschi coloca como introducción de su novela "Don Camilo". En ambos casos se trata de un fenómeno poco usual: un relato que sirve de prólogo a una novela.