Fiesta

Un grupo de norteamericanos y británicos se reúne en París en el periodo de entreguerras. Llevan una vida de bohemia y alcohol. Entre ellos se encuentra la inglesa lady Brett Ashley, metida ya en la treintena; ha participado en la guerra como enfermera, se ha casado dos veces y ahora espera el divorcio para contraer matrimonio con Mike Campbell. Robert Cohn se muestra fascinado por ella y la sigue a todas partes. El grupo viaja a Pamplona para vivir los sanfermines. Mientras Cohn y Campbell se enfrentan, Ashley se ha encaprichado de un joven torero y se fuga con él.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
1985
163

El subtítulo, "The sun also rises", corresponde al título inicial de la novela.

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.5
Average: 3.5 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

4
3
Género: 

Comentarios

Imagen de enc

"Fiesta" (1926) fue la obra que catapultó a la fama a Ernest Hemingway. Después de la primera guerra mundial París era un mito para los norteamericanos. El autor prolonga el ambiente bohemio de París con la fiesta de los toros, en Pamplona. Los utiliza como telón de fondo para su argumento: la vida desordenada de Brett Ashley. En los felices años veinte las barreras morales habían cedido un tanto, pero no lo suficiente como para que al lector no le sorprendan las peripecias de una mujer alegre, divorciada dos veces, que se deja llevar por sus caprichos hasta caer en la cuenta de que se está convirtiendo en una fulana. El autor nos muestra su facilidad para escribir a través de la levedad de la prosa, que no se enreda con los detalles, la viveza de los diálogos y la autenticidad de escenas y personajes. Hemingway no tenía necesidad de inventar porque para él todo era historia. Añadamos el pintoresquismo de los ambientes y tendremos una obra a la que no falta ni sobra nada. Puede ser que le sobre la mención repetida de que Robert Cohn es judío, algo que a no pasar muchos años iba a resultar fatal en ese mismo escenario. Como a todo autor al que le gusta la bebida Hemingway concede al alcohol un lugar de primera fila en la novela; quizá sea por ello por lo que ésta parece no envejecer.