Frank Capra. El nombre delante del título

Se trata de una autobiografía del famosísimo director de cine. Cineasta de origen católico, amante de la libertad, dedicó su vida a transmitir un mensaje de aliento a los "ciudadanos medios", un mensaje de esperanza y confianza en la nobleza del ser humano. El libro está plagado de consideraciones sobre el cine y anécdotas de su vida.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
1999
582
2007
320
9788496576445
Valoración CDL
4
Valoración Socios
4
Average: 4 (9 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

9 valoraciones

Género: 
Libro del mes: 
Agosto, 2012

Comentarios

Imagen de Manu

Excelente exposición tanto de Capra como del contexto en el que se realiza en cine, antes, durante su época y en años posteriores. Si en un momento fueron las productoras quienes marcaban la pauta, luego lo fueron los directores y más tarda pasaron a serlo los actores, volviendo después al punto de incio. Efectivamente hay un antes y un después de Capra.

Imagen de amd

A pesar de la escasa calidad de la traducción y de los posibles errores de imprenta, merece la pena leer esta autobiografía de Frank Capra para conocer al hombre y al genio. Su relato refleja toda la fuerza y emoción de la experiencia vivida: las dificultades económicas, los múltiples trabajos, su llegada y ascensión en el mundo del cine, su colaboración con el ejército americano durante la SGM… Indudablemente, nos encontramos con un hombre dotado de magníficas virtudes y cualidades, de ideas claras y sólidas creencias, pero también con una capacidad de trabajo increíble, arrolladora, capaz de superar los mayores obstáculos. A pesar de su humilde origen (nace en un pueblecito de Sicilia, 1897, en el seno de una familia analfabeta, que debe emigrar a Norteamérica), consiguió ascender hasta la fama y lograr el reconocimiento de su obra cinematográfica a nivel mundial gracias a su enorme voluntad y constante trabajo: así quedarán para siempre entre nosotros los personajes de sus películas “Sucedió una noche”, “Caballero sin espada”, “Arsénico por compasión” o “¡Qué bello es vivir!”. Su historia, como afirma el mismo Capra, es un modelo magnífico para todos, especialmente si nos encontramos desalentados, dudosos o desesperados porque: “Amigo, eres una mezcla de valor y encanto… Si las puertas se abrieron para mí, pueden abrirse para cualquiera”.

Imagen de acabrero

De no ser por que empecé la lectura por una insistente recomendación, no hubiera pasado de las veinte primeras páginas, por culpa de la fatídica traducción. Es verdaderamente mala, lo cual no deja de ser una lástima teniendo en cuenta que el libro es francamente bueno. Es una biografía atípica, una inmersión total en el mundo de Hollywood del principio del siglo veinte, una descripción espléndida del mundo del cine, pero sobre todo un personaje sorprendente, eso sí, en la pluma del mismo protagonista. Comienza con la narración de los primeros años de su vida, su emigración de Sicilia a América con la familia, y lo que tiene que hacer para sobrevivir siendo, como es, hijo de emigrantes sin ninguna preparación y pobre. Asombroso el modo en que empieza a dedicarse al cine, sin haberlo previsto para nada. Y luego el resto de su historia es la historia de sus películas. Un hombre honrado, optimista y trabajador, con familia numerosa, no es ciertamente lo que uno suele encontrarse por la vida. Merece la pena la lectura, a pesar de su horrorosa traducción.