La cabeza perdida de Damasceno Monteriro

En la senda de la tan justamente aclamada Sostiene Pereira, otra extraordinaria novela que es en apariencia un thriller, pero también el relato de una crónica de sucesos y una investigación periodística sobre un caso de abuso policial, torturas, marginación y minorías étnicas. La acción se sitúa en Oporto y entre los personajes sobresale la figura del abogado Fernando de Mello Sequeira, Lotón, excéntrico y metafísico, aristócrata y anarquista, vencido por la vida pero no por la resignación.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
1998
192
1997
184

Título original: La testa perduta di Damasceno Monteiro.

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (3 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

3 valoraciones

3
3
Género: 

Comentarios

Imagen de Rubito

Se trata, en el fondo, de un relato en torno al abuso de poder, la tortura, las minorías marginadas y la miseria humana y social. Hay una razonable carga en la búsqueda de las claves que pueden explicar la brutalidad humana. La penetrante personalidad del abogado Loton, sus amplios conocimientos teóricos, que rayarían en la pedantería si no estuviesen matizados por su ternura, hacen que se pueda trascender el brutal asesinato concreto de Damasceno Monteiro y plantearse el relato como una inquietud que se generaliza: “ London fue torturado por los comunistas; Allej fue torturado porque era comunista. Lo que nos confirma que la tortura puede venir de cualquier parte. Ese es el verdadero problema”.

Es una novela en la que Tabucchi recurre a diversos planos narrativos, presenta personajes muy sugerentes y ricos, en muchos de los cuales hay un cálido acercamiento a los demás. Algunos de ellos, como el gitano Manolo, son soberbios retratos de gran humanidad. Tabucchi ha sabido ambientar de modo amable y definitivo las situaciones, con oportunas llamadas de atención sobre los detalles costumbristas, y partiendo del desdén que por la ciudad norteña siente Firmino, al llegar desde Lisboa para comenzar su trabajo en Oporto, acaba enamorándolo de sus calles, su gente, su gastronomía y su carácter propio de ciudad noble.

Quizá se le podría pedir más, no hubiese importado que el final se alargara con un número mayor de páginas, pero sin duda La cabeza perdida de Damasceno Monteiro es una novela cabal, de las que dejan poso, de las que se recordarán con agrado.

Imagen de enc

El libro es entretenido y se lee con facilidad. Me encantan el inicio, en un campamento gitano, la explicación sobre lo que se come en Oporto y quizás el abogado Lotón, un grotesco e intelectual cabo de estirpe. La pintura de los personajes y de los escenarios es sencilla y convincente. El esquema de la obra es sencillo, pero satisfactorio.

Imagen de guileto

Investigación policíaca de un crimen llevada a cabo por un periodista y un abogado en la ciudad de Oporto. El motivo sirve de disculpa para tratar de la injusticia, los abusos de la policia, la tortura, etc. pero sobre todo de cuestiones más profundas sobre el sentido de la vida humana. Los diálogos entre Firmino y Don Fernando quieren mostrar el contraste entre el devaneo fiósófico nihilista del siglo XX y otro sentido más "tradicional" o conservador de la vida y la sociedad. Hay atisbos de que lo que importa en realidad es la justicia, la verdad y el amor, por los que merece la pena luchar aunque todo parece socialmente organizado en otro sentido.