La caja de colores

Al principio, la Tierra y el Cielo eran grises. Un día el Sol les regaló una caja de colores.

Así fue cómo,
de sorpresa en sorpresa
y sin dejar de jugar,
la Tierra y el Cielo
se repartieron todos los colores.

Poesía y color se funden en esta caja de colores para dar forma a un cuento fantástico. Incluye la colección de postales «La cajita de colores».

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2018
40
978-84-945204-7-1

Ilustraciones de Leticia Ruifernández

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Comentarios

Imagen de amd

Cuento infantil sobre los colores, alegres y brillantes, que llenan el mundo con su luz. Los protagonistas del relato son el Cielo y la Tierra que aparecen representados de forma antropomórfica, como un niño y una niña que van siempre juntos. Hace mucho tiempo, solo eran sombras grises; hasta que un día apareció el Sol con una caja de pinturas llena de colores: todos eran preciosos. En vez de repartirlos, el Cielo y la Tierra decidieron compartirlos y jugaron con ellos, embelesados por tanta belleza: el azul para el cielo y para el agua del mar; el rojo para colorear las frutas de la tierra y los pájaros del cielo; el blanco para las nubes arriba y para la nieve abajo. Y así alegres y contentos, disfrutando de todos los colores, dejaron el negro para la noche.

Así pues, en primer lugar, se trata de un relato hermoso, lleno de poesía, para descubrir toda la gama de colores (todos los que describen y más) y los distintos lugares y objetos en los que se pueden encontrar: “¡Nada quedó sin pintar!”; porque el mundo estaría triste y apagado sin la luz de los colores.  Pero también, gracias a esta historia, se puede hablar del compañerismo, de la amistad y de la generosidad que nos permiten saber compartir las cosas y disfrutar mucho más de ellas en buena compañía.

En cuanto a los textos, son obra de Estrella Ortiz, maestra, poeta, cuentista, narradora oral, promotora del Maratón de Cuentos de Guadalajara desde 1992. Afirma que disfruta creando repertorios para personas de todas las edades: “Me gusta el público familiar, cuando los padres, madres y criaturas escuchan juntos”. En esta ocasión, son textos sencillos para primeros lectores, pero incluyen palabras nuevas, desconocidas, para aprender vocabulario y relacionarlo con el Conocimiento del Medio.

Las ilustraciones son unas preciosas acuarelas de Leticia Ruifernández, a doble página, sobre fondo blanco, donde se muestran con intensidad y mucho color las acciones de los personajes. Además, la obra se completa con una colección de postales con versos y acuarelas de las autoras, que podemos guardar o bien regalar a un amigo cuando queramos enviarle un “ramillete de sueños, bordado con sonrisas en campos de algodón” (blanco).