La ciudad de las estatuas

Ganadora del XXXVIII Concurso de Narrativa Infantil Vila d'Ibi, 2019.

Un perro y una gata se hacen amigos y pasan el tiempo relatándose sus memorias. Algo bastante extraordinario, porque el perro es una estatua que toma vida por las noches, aunque no puede escapar de su pedestal. La gata, que fue abandonada siendo muy pequeña, ha hecho de la ciudad su casa, y pasa las noches visitando a otras estatuas y descubriendo sus asombrosas historias.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2020
136
978-84-698-6656-6

Ilustraciones de Raquel Lagartos

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Comentarios

Imagen de amd

Relato infantil sobre el abandono,  la amistad y la comunicación entre seres diferentes. Ambientada en la época actual, los protagonistas son un perro y una gata callejera, que aparecen personificados en la narración. El perro es Romeo, una estatua situada en un parque que cobra vida por la noche y tiene la facultad de hablar: el animal, abandonado desde pequeño, finalmente fue adoptado por una escultora que le rinde homenaje al morir (“Dedicamos este monumento a los animales abandonados y a las personas que los cuidan”). En cuanto a la gata, es un animal callejero, una gata sin nombre, que también fue abandonada a las puertas del Jardín Botánico de la ciudad y, desde entonces, ha logrado sobrevivir gracias a sus múltiples recursos. En ambos casos, en sus historias se recalca que los animales no son objetos, ni juguetes, sufren y tienen sentimientos.  

Un día, en el parque, entabla conversación con la estatua de Romeo y, a partir de ese momento, inician su amistad que se va consolidando día a día con las historias que la gata le cuenta de sus andanzas nocturnas. Por las noches, la gata sin nombre deambula buscando comida y cobijo y, en sus paseos, puede hablar con otras estatuas de la ciudad (probablemente, Málaga según los indicios que da el autor) a las que intenta ayudar. Así, conoce al dinosaurio del “Rincón del Beso”, que ha perdido su pedestal; a la diosa Flora que perdió su hermosa mano en una tormenta; al escritor H. C. Andersen siempre dispuesto a contarle cuentos sobre el “soldadito de plomo”, la “cerillera”, la “sirenita”; o a la diosa Minerva que ha regalado todas sus riquezas: “Creo que es tu generosidad lo que te hace tan bella” (p. 102).

Y así, la gata “habló con las gárgolas de las iglesias, con las figuras de hierro que adornaban las veletas… con los ángeles que custodiaban las tumbas del cementerio y con la estatua de un dragón… Y visitó de nuevo a antiguos conocidos como a Andersen, que siempre tenía algo que contar, o a Flora con su nueva mano… De todos ellos aprendió algo, todos ellos le enseñaron nuevas historias y nuevos modos de contar” (pp. 117-118). Y todo ello lo comparte, día tras día, con su amigo Romeo.

Con este relato tierno y divertido, el autor Vicente Muñoz Puelles ha obtenido el Premio de Narrativa Infantil Vila d’Ibi en su XXXVIII edición del año 2019. Este libro se terminó de imprimir el 3 de marzo de 2020, dos años después de la colocación de la estatua “Callejeros” en la plaza de los Pinazo de Valencia. La escultura de Tristán y Soledad, un perro y una gata (de la escultora Elena Negueroles), ha inspirado al autor para escribir esta obra.