La escuela y la esfinge

Relato intimista de la infancia del autor en su pueblo natal, ubicada temporalmente en los años 50. Describe tanto las calles, el ambientes y los tipos humanos

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2008
203
9788480183123
Valoración CDL
3
Valoración Socios
0
Sin votos
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4
Género: 

Comentarios

Imagen de Perandones

La mirada de Miguel
Por Ignacio Fernández Perandones
Compañero suyo en el IES La Asunción

La mirada de Miguel nos descubre, en esta obra, un mundo desconocido para tantos. Relato costumbrista, meditación sobre el paso del tiempo, remembranza de la infancia, homenaje a su pueblo natal… Un pedazo de vida fresco, todavía palpitante, emotivo y tremendamente personal. He aquí el delicioso bocado que nos ofrece este enseñante a su manera, cálido e irónico a la vez.

Se han escrito líneas maestras sobre las escuelas antiguas y sobre la posguerra. Años que marcaron a tantos españoles para siempre, que han dejado en ellos su sello indeleble. Miguel está escribiendo algo distinto, inusual, nuevo. Algo no contado. Una vida que lleva pegada a su sombra. Miguel se nos cuenta a sí mismo. Por eso suena tan bien. Por eso sabe a auténtico. Y, por eso, no cae en el tópico fácil. Cuenta lo que vio. Con toda su miseria y su grandeza, y tiende una mirada de conmiseración por toda la geografía humana que le sale al paso. Toca al hombre auténtico. Pinta el paisaje de su tierra y de las almas que la habitan con la maestría del que lo ha rumiado mucho. Tanto es así que, al final, cuando cierras el libro, paseas por un pueblo que casi no conoces y recuerdas un tiempo que no has vivido. He ahí la verdadera magia de la buena literatura. He ahí el milagro que Miguel Ruiz nos ha dejado. Y que no sea el último.