La mancha humana

Coleman Silk es un joven de color con la piel clara, mediterránea. Desde 1945, cuando se incorpora al Ejército de los Estados Unidos, Coleman ve la solución a los problemas de discriminación en hacerse pasar por blanco. Contrae matrimonio con una mujer blanca pero advierte a su familia que nunca podrá presentarles a su esposa para no desvelar sus antecedentes raciales. Profesor universitario, la mentira en la que ha basado su vida se convertirá en ironía cuando dos alumnos de color le denuncien por unos supuestos comentarios racistas. Coleman abandona la Universidad en la que ha sido profesor de lenguas clásicas y Decano. Este hecho, seguido de la muerte de su esposa, acaban por desquiciarle. Es posible que el título, "La mancha humana", haga referencia a la melanina de la piel que diferencia a negros, blancos y mestizos.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2011
389
978-84-8346-530-1

Edición en un solo volumen de la "Trilogía americana". Edición inglesa de 2000

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Comentarios

Imagen de enc

Último volumen de la “Trilogía americana”, dedicado a los problemas raciales. Philip Roth es especialista en multiplicar las tramas: la historia de Coleman Silk se mezcla con las de Lester y Laura Farley o la de Delphine Roux. Parece como si el autor no fuera capaz de rechazar ninguno de los personajes que le facilita su fértil imaginación. La imaginación de Roth parece ser infinita para crear figuras y situaciones, aunque desde mi punto de vista y para escribir una novela razonable, no un serial, haría mejor en circunscribirla a un momento determinado y a unas circunstancias. Philip Roth utiliza sus novelas para denunciar todo tipo de situaciones, desde la discriminación racial a la liviandad moral de Bill Clinton; por eso sus obras abarcan un periodo dilatado de tiempo, en este caso la vida de Coleman Silk, desde su infancia hasta su fallecimiento, momento en el que se desvelarán todas las tramas. El autor avanza y retrocede en el tiempo, es una de las exigencias de su forma de escribir que a veces dificulta la comprensión. Si ha quedado algún cabo suelto no hay que dudar que Roth volverá para retomarlo. El narrador es, una vez más, el escritor Nathan Zuckerman, retirado en el campo cerca de la ciudad universitaria de Blackwell. El judaísmo sigue haciendo de telón de fondo, aunque en este caso de forma marginal y forzada. A pesar de la cantidad de historias que se entrecruzan, en mi opinión demasiadas, la novela alcanza un alto grado de verosimilitud e interés.