La noche del tamarindo

Vinicio Salazar, no puede evitar la muerte de su única hija. Lo intenta empleando técnicas médicas ilegales e inmorales (incluyendo desaparición de niños y tráfico ilegal de órganos), y la ciencia genética clandestina.
Es así como se decide a usar su gran fortuna para someterse a un experimento prohibido que le garantiza una larga vida. Para ello no duda en desaparecer, fingir su muerte, ser cómplice de varios asesinatos y cambiar de identidad.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2007
525
9788408084259
Valoración CDL
1
Valoración Socios
0
Sin votos
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4
Género: 

Comentarios

Imagen de almudena

La vida humana carece de dignidad. Tiene una concepción egoísta del amor. La vida de su hija tiene valor porque ella es la única que le quiere de modo desinteresado. Como no puede comprar el amor de otros, se conforma con pagar por el placer (alcohol, droga, sexo). Quiere ser inmortal, por el pánico que le produce el sufrimiento, y la muerte. Esto es lo único que le impide suicidarse, para terminar con la condena de la inmortalidad. Un personaje tipo Dorian Gray, pero con un discurso moderno e incoherente. Este “thriller científico” (como lo denomina el autor): no tiene un hilo argumental consistente, aporta excesiva documentación médica y presenta unos personajes tópicos y poco creíbles.

La ciencia puede alargar la esperanza de vida, al fin y al cabo, actuar sobre: las alteraciones en el metabolismo de la glucosa, disminución progresiva de testosterona, pérdida de masa ósea y ausencia de vitaminas antioxidantes, que es lo que nos hace perder facultades físicas, no es tan difícil. El problema no es el “cuánto vives” sino el “cómo vives”. Ser joven es, sobre todo, un estado de ánimo. Todo se queda en un intento de trartar la cuestión del sentido de la vida, el sufrimiento y la muerte.